Conoce a Joseph Deen, el jugador profesional más joven de Fortnite. (Foto: Team 33)
Conoce a Joseph Deen, el jugador profesional más joven de Fortnite. (Foto: Team 33)

Si hace unos años uno hubiera pensado convertirse en un ‘gamer’ profesional para ganarse la vida jugando , tal vez el camino a recorrer habría estado lleno de dificultades; sin embargo, con el avance de la tecnología y la masificación del uso de Internet en la última década, los videojuegos se consolidan como una alternativa de trabajo y una forma de ingresos para muchas personas. Así lo demuestra Joseph Deen, quien a sus ocho años firmó un contrato de nada más y nada menos que 33 mil dólares con un equipo profesional de eSports.

MÁS INFORMACIÓN: Una niña interrumpe la reunión de trabajo de su padre y revela por error un secreto familiar

El pequeño, de California, Estados Unidos, ahora forma parte de las filas de Team 33 y se enfrentará contra jugadores de todo el mundo en Fortnite, popular videojuego de disparos en tercera persona de Epic Games.

“Me sentí increíble cuando me ofrecieron un contrato”, cuenta Joseph a la . “He pensado mucho en ser jugador profesional, pero nadie me tomaba en serio [por su edad] hasta que llegó Team 33”.

El niño, conocido como ‘Gosu’ en el videojuego, ha estado jugando Fortnite desde que tenía cuatro años. Su talento llamó mucho la atención del equipo de deportes electrónicos, quienes no dudaron en ponerse en contacto con él.

“Uno de mis cazatalentos se puso en contacto y dijo ‘Tengo que conocer a este chico llamado Joseph y es increíblemente bueno’”, explicó Tyler Gallagher, director ejecutivo y cofundador de Team 33. “Después de un tiempo me dijo: tienes que fichar a este chico, si no lo hacemos ¡alguien más lo hará!”.

El único inconveniente para Joseph sería su edad, ya que, según la certificación PEGI, Fortnite es un título para mayores de 12 años, además de que los torneos no permiten participar a los menores de 13 años; sin embargo, esto no parece ser un problema para su madre, quien deja a su hijo jugar unas 2 a 3 horas después del colegio y más tiempo los fines de semana.

“Hemos investigado acerca del juego y no creo que estemos haciendo algo malo. Es un niño equilibrado, viene de una buena familia y no le afecta”, dice Gigi, la madre de Joseph. “Puedes ser una madre molesta que está todo el día diciendo que no haga algo y luego, cuando cumplen 13, los niños se vuelven locos al comenzar a jugar”.

“Conozco padres que han dicho todo esto y luego sus hijos se han convertido en rebeldes. No veo que haya un problema”, agregó.

Joseph asegura que busca seguir los pasos de su inspiración: Kyle ‘Bugha’ Giersdorf, quien en 2019 se llevó a casa 3 millones de dólares tras coronarse campeón en el campeonato mundial de Fortnite.

TE PUEDE INTERESAR