La campaña viene teniendo gran aceptación en Internet. | Foto captura: 
Fundació Brafa / YouTube
La campaña viene teniendo gran aceptación en Internet. | Foto captura: Fundació Brafa / YouTube

Un nuevo intenta remover conciencias entre los que están encerrados en una burbuja y piensan que su hijo es una estrella del fútbol y, por ende, está obligado a ganar todos los partidos y campeonatos. El siguiente clip hará reflexionar a los adultos sobre el comportamiento que deben tener en el campo de juego.

MIRA TAMBIÉN | Vecino con dos casas construye puente “para evitar la fatiga”: ‘Solo en Perú’

Muchísimas veces se piensa que los hijos tienen que ser competitivos en cualquier deporte y nos olvidamos de lo más fundamental: que se diviertan. Esto hace que el menor se bloquee en el terreno de juego y el acompañante termina diciendo algunas palabras a él, al técnico o al árbitro desde el otro lado de la malla.

Es por ello que la , con sede en Barcelona, lanzó una campaña que busca concienciar a los padres que van a los partidos de sus hijos y no se comportan a la altura.

“Si piensas que siempre tengo que ser el mejor, no vengas. Si para ti el resultado es lo más importante, no vengas”, se le escucha decir a un niño en los primeros segundos del video, en el que se observa dos equipos de niños jugando y, sobre todo, divirtiéndose.

Asimismo, si un padre solo se dedica a reclamar al árbitro porque piensa que está equivocado, lo mejor será quedarse en casa, como se escucha en la voz en off del clip subido a YouTube. “Y si te vas a enfadar cada vez que fallo, no vengas”.

Mira aquí el video viral

El mensaje más valioso a los padres se da en los últimos segundos, en el que invitan a los adultos a disfrutar del juego y descansar. “Yo solo quiero jugar feliz. Y verte feliz”, dice la voz en off de un niño mientras se aprecia a un padre teniendo una actitud no adecuada en público.

El objetivo de esta campaña

Jesús María Vila, quien estuvo detrás de la comunicación de la organización mencionada, contó a que lo que se busca es que los “padres reflexionen sobre estos comportamientos inadmisibles y que hace falta erradicar por completo cuanto antes”.

Asimismo, indicó que numerosos estudios internacionales muestran que los niños bajo esta presión familiar suelen sufrir de estrés, el cual le termina afectando su autoestima y problemas en la adolescencia.


Síguenos en nuestras redes sociales: