Chewy es una reconocida marca que vende comida y accesorios para mascotas. (Foto: Chewy/YouTube)
Chewy es una reconocida marca que vende comida y accesorios para mascotas. (Foto: Chewy/YouTube)

El Super Bowl LVI está muy cerca de llevarse a cabo y en la previa del electrizante encuentro entre los Cincinnati Bengals vs Los Angeles Rams lo que está dando mucho de qué hablar son los spots comerciales, muchos de los cuales se han vuelto verdaderas en las en los , tal como aquél que tiene como protagonista a una irreverente gata que obliga a su dueño a comprarle comida.

MIRA TAMBIÉN | Cuánto cuesta mostrar un comercial de 30 segundos en el Super Bowl LVI

Chewy es una reconocida marca dedicada a la venta exclusiva de comida para mascotas (y productos relacionados), quienes han decidido ser una de esas empresas que tienen la posibilidad (como capacidad económica) para aparecer en los intermedios del Super Bowl, el cual se verá en millones de hogares del país norteamericano, así como en otros países alrededor del mundo.

Una gata particular

En el video, se puede ver a un sujeto en su sala, sentado sobre el sofá, cogiendo su celular para revisar la aplicación de Chewy buscando qué comprar para la gata, minina que al darse cuenta de esto mira con mucha atención la pantalla del smartphone.

En eso, la gata se pregunta por lo que su dueño comprará, tal y como lo hace cada mes, pero esta queda encandilada con las golosinas y el paté para estos animalitos, por lo que extiende su pata para incluirlo en el carrito de compras.

Una vez que se cumpliera su deseo, la gata dice: “Está bien, ahora puedes acariciarme”, pero cuando el sujeto dirige su mano para darle cariño en el lomo, esta lo esquiva y dice: “Está bien, fue suficiente. En serio, eres tan molesto”, pero hace una pausa, reflexiona y agrega: “Es broma. Te amo”.

El video, que se puede encontrar en redes sociales como Facebook, Instagram o YouTube, ha causado gran sensación entre los usuarios y amantes de los animales, quienes han caído rendidos ante el carisma casi arrogante de la gata, siendo no pocos los que cuentan las horas para verla en las pantallas de sus hogares durante el Super Bowl LVI.