VIDEO VIRAL | El sujeto aseguró que el dinero que le 'donen' lo usaría para construir una escuela. (Foto: @MeghUpdates/Twitter)
VIDEO VIRAL | El sujeto aseguró que el dinero que le 'donen' lo usaría para construir una escuela. (Foto: @MeghUpdates/Twitter)

Aseguró que no pedía limosnas, tan solo donaciones. En un , un hombre se acercó a personas adineradas durante un vuelo de avión para pedirles dinero. Su controversial acción quedó grabada y, de inmediato, provocó que se ganara durísimas críticas en los comentarios.

Mira también:

Portando prendas típicas de su natal Pakistán, el hombre que no ha sido identificado dice sin ningún tipo de vergüenza: “no soy un mendigo, solo quiero donaciones... estamos recaudando fondos para construir una madrasa (escuela religiosa o secular). Si desean donar, no se levante y venga a mí, yo iré a su asiento”, se le escucha al sujeto quien hablaba con mucha calma.

En Twitter, la cuenta IC (@IntConfused) lo relata de esta forma: “un hombre pakistaní lleva la mendicidad al siguiente nivel. Se dio cuenta de que el mejor lugar para atrapar gente rica en un espacio cerrado serían los vuelos, así que reservó un boleto y comenzó a mendigar... tengo que dárselo, definitivamente son lideres del mercado cuando se trata de mendigar”.

Mira aquí el video viral

De inmediato, los comentarios en el video viral no se hicieron esperar: “¿la mendicidad debería declararse deporte nacional en Pakistán?”, “luce como un mendigo profesional”, “necesito dinero para hacer madrasas donde se enseñe a los estudiantes el ‘arte de la mendicidad efectiva’”.

Gracias por visitarnos hoy. Espero que este contenido de video viral haya sido de tu agrado. Si deseas encontrar más contenido similar visítanos en . Te estaremos esperando.

Niña no quiere actuar en recital escolar hasta encontrar a su papá entre el público
Brooklyn estaba lista y vestida para la actuación de su escuela en Macon, Georgia (Estados Unidos). No faltaba nada para comenzar su rutina, pero el nerviosismo se hace presa de la pequeña quien solo atina a preguntar: “¿Dónde está papá?”, la instructora dice que no lo sabe, ante lo cual la niña se niega a iniciar. “Papá ¿puedes saludar?”, pregunta al público en el auditorio y solo cuando logra verlo su rostro dibuja una tierna como inocente sonrisa. Ahora estaba lista para deslumbrar a todos.

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas