Un video viral tiene como protagonista a una joven que encontró una forma segura de celebrar con sus padres este importante logro profesional. | Crédito: @Male_carisimo / Twitter.
Un video viral tiene como protagonista a una joven que encontró una forma segura de celebrar con sus padres este importante logro profesional. | Crédito: @Male_carisimo / Twitter.

¿Te imaginas hacer realidad uno de tus más grandes sueños y no poder celebrarlo con las personas que más te importan? Esta es una interrogante que más de uno tuvo que responder por cuenta propia este año a causa de la pandemia de Covid-19; sin embargo, un muestra la conmovedora celebración de una joven argentina después que lograra titularse como abogada junto a sus ancianos padres y respetando la “sana distancia”. ¡La escena te robará más de una sonrisa y te hará derramar una que otra lágrima!

MÁS INFORMACIÓN: “Antonia, te quiero más que a mi vida”: se comunica con su esposa desde cama de hospital y conmueve al mundo

En las imágenes por Male Carisimo (22), su protagonista, donde se observa la forma cómo le dio la noticia de que acababa de graduarse de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), en Corrientes, a sus progenitores, a quienes vio de lejos por unos minutos pues son considerados dentro de la población de riesgo para contraer el coronavirus.

“Lloren conmigo” se lee en la descripción del en el que la joven aparece en la tolva de una camioneta lanzándole abrazos y besos al aire a sus padres, quienes la miran emocionados desde la acera respondiendo el gesto de la misma forma, especialmente su padre Hernán Carisimo, un abogado retirado de 76 años que hace unos meses estuvo internado en terapia intensiva.

MÁS INFORMACIÓN: Abuelito de 96 años: venció al cáncer 4 veces y ahora al coronavirus y lo celebra así

“No vive conmigo, así que fue una sorpresa para él. Se le llenaron los ojos de lágrimas: no me voy a olvidar su frase ‘mi hijita ya es doctora’”, dijo Male sobre su progenitor en diálogo con el portal , que por los cuidados que acarrea su convalecencia, hace casi dos meses que no puede abrazarlo y el contacto más esperado entre ambos tuvo que ser a distancia, el mismo que llegó en forma inesperada.