Las babosas ‘dragón azul’ se alimentan de medusas venenosas y, al sentirse amenazadas, pican a sus enemigos provocándoles mucho dolor. | Crédito: @julianobayd / TikTok
Las babosas ‘dragón azul’ se alimentan de medusas venenosas y, al sentirse amenazadas, pican a sus enemigos provocándoles mucho dolor. | Crédito: @julianobayd / TikTok

Un bañista que se grabó a sí mismo manipulando una diminuta criatura que halló en una playa de la isla Stradbroke, en Queensland (Australia), descubrió que se trataba de una babosa marina venenosa. Su se volvió uno de los más vistos en y no tardó mucho en ser replicados en otras redes sociales por su imprudente conducta.

En las imágenes compartidas el pasado 7 de diciembre por la cuenta se observa a un joven tocando una babosa marina de rayas azules mientras se daba un chapuzón. Fascinado por el extraño animal que a primera vista le pareció un Pokémon de agua, el protagonista del hecho preguntó a si sabían qué era, algo de lo que acabaría arrepintiéndose enormemente.

Se trata de los glaucus atlanticus, una especie de babosa marina conocida como ‘dragón azul’ que absorben el veneno de otras criaturas para alimentarse, incluyendo medusas Physalia physalis (llamada también carabela portuguesa, fragata portuguesa, barquito portugués, hombre de guerra portugués, botella azul o falsa medusa), cuya picadura puede enfermar seriamente a cualquiera.

Después que ingiere el veneno, el ‘dragón azul’ lo almacena para luego usarlo como mecanismo de defensa al ser tocada o sentirse amenazada. Esta criatura sumamente tóxica solo es una más de la exótica fauna de , considerado como el país más peligroso del mundo debido a su enorme cantidad de animales venenosos o mortales para el ser humano, reportó el diario británico .

Video viral de TikTok del encuentro con el ‘dragón azul’

@julianobayd

##DisneyPlusVoices what is this? 🌊 🐟 ##beach ##beachvibes ##fish ##weird ##alien

♬ Infinity - Jaymes Young

No es la primera vez que son vistas

En 2018, estas extrañas criaturas marinas quedaron varadas a lo largo de las playas de Sydney. Melissa Murray del Museo Australiano advirtió sobre no tocarlas con las manos desnudas sino usar un recipiente con agua debido a su picadura potencialmente dañina. “El glaucus atlanticus normalmente tiene tentáculos, por lo que si otra criatura intenta comérsela, los usa para defenderse”, señaló la especialista al mencionado periódico del .