Hombre europeo parado y usando cajero automático con tarjeta de crédito. (Imagen referencial: Pixabay)
Hombre europeo parado y usando cajero automático con tarjeta de crédito. (Imagen referencial: Pixabay)

En algunas oportunidades, los ancianos se sientes perdidos en el mundo digital. Como es el caso que presentó la usuaria de , Amparo, quien reveló la experiencia desagradable que le tocó vivir a “un señor”. El conmovedor hilo se convirtió en e hizo reflexionar a más de uno sobre los problemas de los adultos mayores con la tecnología.

Ayudando a una persona de 80 años

A través de su cuenta , Amparo relató que una persona “que, probablemente supere los 80 años”, buscaba insertar un sobre con dinero en el cajero. Según detalló, el hombre era “incapaz de llevar a cabo la operación”.

Al percatarse que tocaba “varias veces la pantalla”, la joven decidió ayudarlo. “Le ayudo de mil amores a realizar su gestión, pero indicándole donde tiene que ir pulsando. No quiero tocar ni un billete de los suyos, por respeto, y porque no quiero que se puedan crear confusiones con el dinero”, explicó la mujer.

Gracias a las indicaciones de ella, el adulto mayor logró hacer la operación. “El señor, a su ritmo, consigue introducir la cantidad a ingresar y termina de hacer la gestión mientras yo le digo donde tiene que tocar para zanjarla”, señaló.

El agradecido abuelito

Al terminar, el señor le agradeció y quiso recompensarla; sin embargo, Amparo contó que no aceptó. “Antes de marcharme, introduce la mano en el bolsillo de su chaqueta, saca la cartera y me ofrece un billete de diez euros. Yo no doy crédito, me asombro y le digo que de ningún modo, por favor”, recordó.

Una noble reflexión

Cuando llegó la despedida, la tuitera reconoció que se quedó con “un sentimiento de pena por este señor y por todos los mayores que se están viendo solos frente a este monstruo de la tecnología, que cada vez más nos está convirtiendo en seres sin alma ni compasión”.

En ese sentido, Amparo agregó que “no cuesta nada atenderles, y facilitarles un poquito la vida con todo lo ellos hicieron por nosotros. Deshumanizándonos”.