Una madre de familia de 31 años asegurí haberse sentido avergonzada por el trato que recibió por su opción de vestuario. (Foto: Pixabay/Referencial)
Una madre de familia de 31 años asegurí haberse sentido avergonzada por el trato que recibió por su opción de vestuario. (Foto: Pixabay/Referencial)

▶ 

▶ 


. Una mujer británica denunció haber sido víctima de un trato sexista por parte de la aerolína EasyJet tras ser expulsada de uno de sus aviones que cubría la ruta Málaga () - Londres () por vestir de forma muy provocativa a los ojos de la tripulación. Esta dio la vuelta al mundo y abrió el debate en redes sociales.

Harriet Osborne, una madre de familia de 31 años, llevaba puesta una escotada blusa de encaje semitransparente al momento de ser confrontada por una asistente de vuelo previo al despegue, que le recalcó que su atuendo no era el apropiado para los niños a bordo.

Osborne, que trabaja como maquilladora, no usaba sostén pero sus pezones estaban cubiertos con cinta adhesiva y pese a que se puso una chaqueta de una de las personas que la acompañaban, no le permitieron abordar el vuelo, informó el diario .

“Ella me dijo: 'Oh no, muévete a un lado', y trató de cubrirme con mis manos”, relató la mujer, que tuvo que pasar la noche en el aeropuerto de Málaga con su acompañante antes de ser embarcados al día siguiente previo desembolso de casi 190 dólares.

“Ella dijo: ‘No vas a ir a bordo de mi avión de esa manera, necesitas ponerte un top’”, añadió Osborne, que dijo que la tripulación ordenó su expulsión debido a las quejas de otros pasajeros por su sugerente opción de vestimenta.

“Me escoltaron lejos del avión. Yo estaba en ‘shock’. Fue muy sexista”, denunció Osborne. “Comencé a llorar. Tuvimos que caminar de vuelta a la terminal donde la policía española nos retuvo para hacernos unas preguntas. Se sorprendieron cuando les conté lo que pasó”, agregó.

Osborne aseguró sentirse avergonzada por el trato que recibió de la aerolínea por su forma de vestir, asegurando que nunca enseña su cuerpo donde vive pero que decidió hacerlo de “forma espontánea” ya que se encontraba de vacaciones.

EasyJet, por su parte, confirmó que la pasajera acabó cubriéndose con un top después de que se lo solicitaran “cortésmente” pero que no pudo viajar debido a su “comportamiento disruptivo” hacia uno de los miembros de la tripulación.

“Nuestra tripulación de cabina y en tierra están entrenados para lidiar con todo tipo de situación y actuar de forma rápida y apropiada. Nosotros no toleramos comportamientos abusivos o amenazadores hacia nuestro personal”, comunicó la compañía aérea.