Su historia se hizo viral en Facebook, donde miles de personas aplauden el noble hecho. (Foto: Youtube)
Su historia se hizo viral en Facebook, donde miles de personas aplauden el noble hecho. (Foto: Youtube)

Una dulce abuela de 80 años fue bautizada como ‘Señora Claus’, después de pasar todo el año juntado 500 cajas de zapatillas para rellenarlas con algunos presentes y entregárselos a los más necesitados. Durante una hora al día, la mujer armó y empaquetó cada caja para poder tener todo listo antes de la Navidad. Su historia se hizo viral en Youtube, donde miles de personas aplauden el noble hecho.

Reino Unido. Una mujer ha demostrado que el 25 de diciembre no es solo una fecha para recibir, sino también para dar a quienes más le hace falta. Fran Clark, es el nombre de la ejemplar anciana que tras dejar a su familia para irse a un asilo, decidió empezar a armar cajas rellenas de productos para ayudar a otras personas a tener una mejor Navidad, y así también estar más ocupada y evitar sentirse sola. Un video subido a cuenta su tierna historia.

Todo empezó hace cuatros años cuando un día vio un grupo de cajas de zapatos en una revista y empezó a recoger artículos en tiendas de beneficencia y grupos locales. Antes de darse cuenta, Fran estaba armando cientos de cajas cada año.

Cada caja cuenta con un mix de productos que incluyen elementos esenciales como jabón, franelas, cepillo y pasta de dientes. Los adultos suelen recibir ropa, algunos artículos de tocador y algunos juegos de mesa. En el caso de los niños, ellos tienen algunos juguetes, libros y lápices de colores.

Si bien la idea nació de Fran, sus amigos y quienes trabajan en el asilo participan en la recolección de las cosas, así como en el armado de los regalos. Las cajas son donadas por la marca de zapatos Pavers, que cada semana separa 15 cajas para que Frank pueda pasar a recogerlas.

“¡Fran viene regularmente a recoger cajas de zapatos y siempre nos alegra el día haciéndonos saber que están siendo utilizados por una buena causa!”, señaló William Jacob, el gerente de Pavers.

Por lo general, la mujer gasta cinco euros de su dinero para preparar cada caja, así como una gran parte viene de la caridad. Las organizaciones benéficas recolectan las donaciones del Centro ABC de Brunelcare, lugar donde Fran vive. Finalmente, las cajas se entregan a refugios para personas sin hogar y organizaciones de niños en el área local.

TE PUEDE INTERESAR:

TAGS RELACIONADOS