El suceso tuvo lugar en la parte rusa del Mar Negro. (Foto: Composición)
El suceso tuvo lugar en la parte rusa del Mar Negro. (Foto: Composición)

En el mundo de hoy, los influencers se han vuelto personajes recurrentes de la selva en la que se han convertido las donde no pocos, con tal de obtener algunas vistas, hacen todo tipo de cosas, inclusive, arriesgar su integridad física. Tal fue el caso de Vladimir Khrisanfov de , quien quiso demostrar que la naturaleza no lo asusta al intentar tomarse una foto en medio de una ola de gran tamaño, pero nunca pensó que estuvo cerca de perder la vida; momento que se hizo no sin recibir más de una crítica.

En no pocas ocasiones, Vladimir se ha autodenominado como un apasionado de la aventura, por lo que siempre está dispuesto a correr los riesgos, tal y como le sucedió cuando hizo una parada en la parte rusa del Mar Negro, lugar en el cual sucedieron los hechos.

A los medios del país europeo declaró cómo surgió la idea del video: “Nos acercamos para hacer una foto espectacular con salpicaduras de las olas”.

Por ello, decidió meterse entre las rocas cerca de las aguas del mar, sitio donde se estaban estrellando las olas. Una vez posicionado, su novia coge la cámara para sacar unas cuantas tomas. El sujeto se coloca en posición, listo para que el momento especial sea captado, pero pronto ocurrió lo menos esperado.

Detrás de ellos venia una ola con baja intensidad, pero al chocar con las piedras produjo una enorme salpicadura de agua que se llevó consigo a Vladimir quien, asegura, se salvó de morir ahogado y, de paso, también la sacó barata por no haberse dado un golpe mortal contra las rocas en la cabeza.

A pesar del fuerte impacto, el influencer logró salvar su vida, tan solo terminando con unas cuantas cortadas y moretones. Pero, esto no amilanó a Vladimir pues, lejos de verse intimidado ha asegurado que está decidido a sacarse más fotografías en el mar, pero, eso sí, con mayores precauciones que aquellas que no tuvo en su aventura en el Mar Negro.

“Está en mi sangre. No puedo detenerme ni hacerlo un poco más despacio”, sentenció.