Julián Gil y Marjorie de Sousa pasaron del amor al odio y a una intensa pelea por la custodia de su hijo (Foto: Televisa)
Julián Gil y Marjorie de Sousa pasaron del amor al odio y a una intensa pelea por la custodia de su hijo (Foto: Televisa)

y eran una de las parejas más estables del medio mexicano y sus fans adoraban la hermosa relación que habían formado, pero nunca nadie imaginó que esa historia de amor se convertiría en un gran escándalo legal y mediático sin precedentes. 

Todo parecía color de rosa, incluso con el nacimiento de su hijo, el amor fluía mucho en las redes sociales, ya que ambos personajes se dedicaban hermosas palabras de amor y compartían imágenes de la preciosa familia que habían formado. 

Pero en abril de 2017 todo cambió, ya que la pareja confirmó que se habían separado. El publicista de la actriz, dijo al programa "Un nuevo día" que la pareja habían puesto punto final a su romance y que estaban distanciados. 

Uno de los grandes golpes fue cuando Julián Gil borró todas las imágenes de su Instagram donde salia Marjorie y esto marcó una situación irreversible que fue a dar a los juzgados de México y una intensa lucha por el pequeño 

¿POR QUÉ SE SEPARARON JULIÁN GIL Y MARJORIE DE SOUSA?

Al parecer, los problemas en la pareja surgieron cuando nació su pequeño, Matías Gregorio, en enero de 2017. A partir de ese momento, Gil y De Sousa no se dejaron ver juntos.

“A Marjorie la amo como mujer, como compañera, la amo como la madre de mi hijo y siempre la amaré”, exclamó entonces el actor.

Por su parte, la actriz venezolana declaró que había “muchas decepciones y realidades que no imaginé, es muy complejo lo que vivo como mujer, como madre y como ser humano en todos los sentidos de vida”.

¿DONDE EMPEZARON LOS PROBLEMAS?

En mayo de 2017,  la pareja se presentó ante un juez y la venezolana pidió una pensión mensual de $12,000, además de solicitar que su ex se sometiera a pruebas psicológicas ¿Motivo? acusaban a Gil de presuntas actitudes “violentas” y de ingerir sustancias ilegales.

En junio de ese mismo año, el pequeño Matías se enfermó y el pediatra aseguró que de no ser por la prensa, su padre ni siquiera se hubiera enterado. “Increíblemente me entero por otros medios, si ella quiere con su equipo mandar comunicado, me tocará vivir eso”, exclamó el actor. Por su parte, Marjorie mostró unos chats en los que aparecía que sí, se lo había comunicado.

Luego de pasar el primer juicio, la corte de México declaró que Matías recibiría el 20% de los ingresos del actor, Marjorie mantendrá la custodia completa del niño, Julián firmará la autorización del pasaporte de Matías y se autorizaron las visitas del actor a su hijo fuera de las instalaciones de la justicia mexicana. 

Todo parecía que aquí se calmaría la situación y que ellos llegarían a un gran acuerdo por el bien del pequeño, pero lamentablemente esto calentó más la situación. 

Para agosto, mientras Televisa anunciaba que le retendría el 20 % de su salario a Gil, su expareja anunció que estaba dispuesta a dejarlo ver al pequeño Matías pero debía estar “supervisado medicamente por una enfermera". 

LA PRUEBA DE ADN

A finales de septiembre la pela se descontroló totalmente, ya que Julián Gil pidió que se le realizara una prueba de paternidad al bebé: “Se está haciendo para confirmar que Matías es mi hijo”, dijo a Univisión.

En enero de 2018, luego de que saliera el resultado del estudio de ADN que confirmara la paternidad de Julián Gil, además, el juez confirmó que la pensión con la que tiene que cumplir Gil ahora ascendía al 10% de sus ingresos y no al 20% como se estableció en un principio. Aunque el abogado del actor declaró que el monto no es definitivo y sólo al final del juicio se sabrá el total.

Pero una vez más, los actores no logran llegar a un acuerdo porque el convenio que sugería Marjorie en cuestión de pensión y régimen de visitas no lo deja conforme. “El convenio que ellos me presentaron es un convenio que ningún padre, en el mundo, firmaría. Es un convenio en el que yo, de alguna manera, tendría todas las responsabilidades como padre, pero me quedaría sin ningún derecho, entonces no lo voy a firmar”, dijo a varios medios de comunicación al salir del juzgado donde vio a su hijo por última vez el 27 de enero de 2018.

LA SUSPENSIÓN DE VISITAS

A principios de marzo de 2018, ambos solicitaron la suspensión temporal de las visitas programadas que tenía Gil con el pequeño en los juzgados mexicanos (ya que sólo puede ver a su hijo bajo supervisión).

Y es que el 27 de enero de 2018, el actor anunció que no iría más al Centro de Convivencia para encontrarse con su hijo. Semanas después hizo formal la petición ante el juzgado, alegando que su bebé padecía estrés durante las visitas por la cantidad de reporteros y público que se aglomeraba a la salida del recinto. Sin embargo, tras los meses y la ausencia de su hijo Julián regresó en abril a la visita programada y fue cuando se suscitó el problema con el estilista de la actriz.

Durante esas semanas, Marjorie también solicitó la suspensión temporal de las visitas. La petición de ambos fue resuelta favorablemente el 2 de marzo, por lo que se programó que padre e hijo se reencontraran el 7 de abril de 2018.

LA ÚLTIMA POLÉMICA

Luego de estar un año separados, Julián Gil volvió a reunirse con el pequeño Mathias en un centro de convivencia en la ciudad de México. Esta visita se dio en medio de la polémica que desató las declaración del argentino sobre que no extraña al pequeño Matías porque no lo conoce.

El actor aprovechó para grabar un video junto a su hijo. En las imágenes se vio al actor con los ojos rojos, aunque el pequeño Matías se mantiene distante de su padre. Esta reacción se explicaría por la gran distancia que ha mantenido con él en este tiempo.

"Te amo hijo. Día a día lograremos estar juntos para siempre", se lee en la descripción del actor en su publicación. Ambos pasaron casi una hora en dicho lugar y las imágenes en redes sociales alcanzaron los más de 350 mil "Me gusta".

Julián Gil

"Fue duro porque costó tiempo por el tema de relación con él ahorita, va a sonar duro, pero creo que él estaba, de alguna manera, viendo a un extraño y, así mismo, todo lo que les estoy diciendo, se lo dije a la trabajadora social", señaló a los medios de comunicación al salir de dicho local.

Por su parte, la actriz venezolana también habló con la prensa mexicana y dijo que Matías salió llorando de la convivencia con su padre, a quien le envió bendiciones y le agradeció porque lo que ha vivido a su lado la convirtió en "una mejor mujer".

"Yo de todo corazón lo bendigo, porque gracias a todo lo que me ha tocado vivir con él soy una mujer nueva, una mujer fuerte, y me he probado en un terreno que jamás pensé que me tocaría vivir, y yo se lo agradezco porque me ha hecho una mejor mujer", declaró.

Más tarde Julián Gil reiteró en Facebook que tiene interés de mantener una relación con su hijo, porque la figura paterna es muy importante en la vida de cualquier persona.

Pero esto no quedó ahí, ya que la abogada de Marjorie de Sousa salió a los medios de comunicación a informar que era ilegal que Julián Gil le haya tomado fotos a su hijo y que las utilice para comercializarlas. 

El actor argentino no se quedó callado y salió a defenderse. "Yo soy el padre de Mathias y tengo el derecho de tomarme todas las fotos que yo quiera", explicó el intérprete.