La reina Isabel II del Reino Unido y Michelle Obama. (Foto: AFP)
La reina Isabel II del Reino Unido y Michelle Obama. (Foto: AFP)

En 2009, no pensó en aquello de “trágame tierra” cuando puso su mano sobre el hombro de la reina para darle un abrazo incumpliendo el protocolo. Nueve años después, la ex primera dama de Estados Unidos revelaría que, pese a las críticas, no fue para tanto, y todo debido a una confesión que le hizo la monarca minutos antes del saludo.

TRIVIA | ¿Qué tanto sabes sobre la reina Isabel II?

Fue en 2018 durante la presentación de su libro, cuando Michelle Obama se refirió a su relación con Isabel II y lo cercana que es, sobre todo cuando se percata de que los nervios se apoderan de los principiantes, como fue el caso de la ex primera dama aquella vez en 2009, en el que los encuentros públicos con los royals suponían todo un reto por la infinidad de normas dictadas por el protocolo real.

Isabel II, Michelle y el protocolo

“Uno de mis principales objetivos durante ocho años fue el de no convertirme en un meme. Tenía todas esas normas de protocolo zumbando en mi cabeza y pensaba: ‘no te tropieces’, ‘no toques a nadie pase lo que pase’... Y entonces la reina me dijo: ‘entra y siéntate donde quieras’. Ella te está hablando y tú estás recordando todo lo relacionado con el protocolo, y de repente dice: ‘¡Oh, todo eso del protocolo real es una auténtica basura!’, reveló Michelle sobre su charla con la soberana.

Michelle Obama y el abrazo a la reina Isabel II del Reino Unido. (Foto: YouTube | AP)
Michelle Obama y el abrazo a la reina Isabel II del Reino Unido. (Foto: YouTube | AP)

Más confesiones de Isabel II

En su libro, la ex primera dama de Estados Unidos dedica algunas páginas a la reina y de esta actitud, poco conocida por muchos, que le caracteriza, contando otras anécdotas, como cuando, también en aquella visita en 2009, la monarca le confesó a Michelle Obama que le dolían los pies.

“Esos zapatos, son incómodos, ¿verdad?”, puede leerse que le dijo la reina en el libro de Michelle Obama. “Olvidamos que ella llevaba una corona de diamantes y que yo había volado a Londres en el avión presidencial. En ese momento éramos solo dos mujeres cansadas y oprimidas por nuestros propios zapatos”, cuenta Michelle acerca de la confianza y simpatía que transmite la royal.

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué pasaría si la Reina Isabel II muere?