(Foto: Comic Relief)
(Foto: Comic Relief)

Las Spice Girls y la organización Comic Relief recientemente lanzaron una serie de camisetas que tenían como fin difundir la justicia de género y recaudar fondos para la promoción de la igualdad. Sin embargo, una reciente investigación encontró que las prendas eran producidas por personas explotadas.

El diario británico rastreó el origen de las prendas hasta Bangladesh, donde eran producidas por una fábrica de la empresa Interstoff, que tiene como uno de sus dueños a Shariar Alam, ministro de relaciones exteriores de dicho país.

Según el citado medio, Interstoff tenía como clientes habituales a diversos distribuidores británicos, para los que fabricaba prendas. La factoría responsable de los polos de las Spice Girls estaba ubicada en la localidad de Gazipur.

Este último establecimiento contaba con empleados explotados, sobre todo las tejedoras, que tienen una paga de apenas 39 centavos de euro por cada hora de trabajo. Estas empleadas están obligadas a hacer horas extra que se extienden por casi la mitad de los días del mes, en jornadas que pueden llegar a las 16 horas.

A lo anterior se añaden los malos tratos que reciben estas mujeres, pues el abuso verbal y trato denigrante son una constante en la fábrica. No es extraño que los administradores llamen "hijas de prostitutas" a sus trabajadoras, si es que estas no llegan a las metas impuestas por la empresa.

"A veces, las trabajadoras no pueden soportar los insultos y presión de la administración y renuncian. Incluso el mes pasado, algunas de mis colegas se fueron porque enfrentaban y se sentían destrozadas", contó una de las trabajadoras a The Guardian.

Todos los declarantes, mujeres y hombres, pidieron el anonimato por temor a represalias del Estado, del que Shariar Alam forma parte.  El gobierno de Bangladesh es citado como uno de corte autoritario y fue reelegido recientemente con un 96% de los votos en unas elecciones que han sido consideradas fraudulentas por los críticos de este.

La denuncia ha provocado que tanto las Spice Girls como Comic Relief sufran duras críticas por parte de la opinión pública. La organización caritativa ha mostrado su "consternación", mientras que un portavoz de la agrupación musical señaló que se encontraban "profundamente impactados y horrorizados".

Ambas partes señalaron que revisaron las credenciales éticas del proveedor al que pidieron las camisetas, pero que fueron engañados. Este último es una empresa llamada Represent, la cual cambió de fabricante sin que sus clientes lo supieran.