• Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)
    1/4

    Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)

  • Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)
    2/4

    Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)

  • Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)
    3/4

    Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)

  • Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)
    4/4

    Tras superar un profunda crisis económica, Gustavo Loiacono visita hospitales con su traje de Iron Man para compartir tiempo con los pequeños que allí están internados. (Facebook)





No todos los héroes llevan capa aunque, algunos, llevan armaduras. Gustavo Loiacono es un claro ejemplo de ello. Este argentino de 49 años recorre los hospitales de la ciudad de Buenos Aires (Argentina) enfundado en un sofisticado traje del personaje Iron Man para así intentar sacar una sonrisa a los pequeños que sufren alguna enfermedad. Su historia es en .

"Me voy a crear mi propio mundo. Voy a ser un superhéroe de verdad que ayude a los demás". Esa fue la decisión que Gustavo Loiacono tomó a mediados del 2014, luego de que una crisis económica lo llevara a perder su empleo y a caer en un estado de depresión. Desde entonces, Loiacono recorre hospitales visitando a los niños enfermos con una misión: "Hacer felices a los demás".

Habían pasado solo dos años del estreno del primer film de 'Avengers', una de las películas más taquilleras de la historia, cuando Gustavo perdió su trabajo que lo llevó a la quiebra."Me impactó el personaje de Iron Man y a los niños mucho más. Tenía que tomar una decisión en mi vida: me quedaba en mi casa llorando o creaba mi propia historia y personaje y salía a dar batalla por mis propios ideales", explica al medio RT en español.

Su despegue como el 'Iron Man argentino' no fue fácil. La perfección de su disfraz le tomaba varias horas de dedicación. Al principio, asistía a fiestas infantiles con su traje de manera voluntaria. Luego, al ver cuanto lo querían los niños, comprendió que podía usarlo para otro fin: visitar a los niños enfermos.

"Empecé a tomar conciencia de que tenía que colaborar con el otro desde muy chico. Siempre sentí satisfacción por eso. Fue entonces que, mientras sentía cierta frustración por perderlo todo, el 'Iron Man' se volvió mi refugio. Así inició mi camino con los más chicos", recuerda el 'Iron Man argentino'.

Loiacono comenzó a visitar distintos hospitales para sorprender a los niños que se encontraban allí y llevarles algunos regalos. No sólo logró que su traje se pareciera al del protagonista de 'Avengers', sino que también su aspecto físico se fue asimilando al de 'Tony Stark', personaje que interpretaba al hombre de hierro.

En paralelo con su tarea filántropa, el imitador obtiene sus ingresos a través de distintos eventos que lleva a cabo ofreciendo su show particular de Iron Man. Pero hoy, su principal objetivo es conseguir recursos que le permitan visitar más hospitales.

"Tengo miles de mensajes en mis redes por parte de centros médicos que me invitan a visitarlos, pero el costo del viático me supera. Mi sueño es llegar a todos los niños de Argentina que necesiten a un superhéroe real. Porque más allá del disfraz, yo soy Gustavo Loiacomo", sentencia Loiacono.