El hincha pudo cumplir uno de sus sueños al tatuarse la firma de Gareca. | FOTO: @andrevalera02 - Twitter
El hincha pudo cumplir uno de sus sueños al tatuarse la firma de Gareca. | FOTO: @andrevalera02 - Twitter

Su nombre es André Valera y hace poco logró algo que, incluso para sus amigos y familiares, era imposible de obtener. El hincha peruano le hizo guardia al técnico argentino y tras una persecución en un taxi, el joven alcanzó al ex técnico de Perú y consiguió su propósito: que le firme el brazo. ¿Qué hizo después? Se lo tatuó y lo compartió con la comunidad de Twitter.

MIRA TAMBIÉN | Le diagnosticaron depresión post parto, pero en realidad tenía un raro tipo de cáncer

Se sabía con días de anticipación que el martes 19 de julio, desde el Hotel Hilton, Ricardo Gareca se iba a dirigir a la población con un mensaje de agradecimiento por dejarlo trabajar y, sobre todo, las muestras de cariño que recibió en todo este tiempo.

Una de las personas que más se sintió afectada con su salida fue un hincha llamado André Valera, quien pidió ayuda a la comunidad en busca de la firma del estratega argentino. “Pienso ir al Hilton el martes a intentarlo. Lo que busco es su firma a puño y letra. Accede a dármela y yo me la tatuó”, escribió.

¿Logró su cometido? Claro que sí. A través de un hilo en , el hincha compartió toda la travesía que pasó para alcanzar a Ricardo Gareca y qué hizo para que el estratega le firmara el brazo, algo que siempre anheló.

El sueño se esfumaba

André Valera comentó que esperó dos horas en los exteriores del hotel con el objetivo de que Ricardo Gareca le haga caso a su solicitud. Para ello, el hincha llevó un cartel con el siguiente mensaje: “Gareca, tu firma y me la tatúo”.

Sin embargo, esto significó un problema en un principio para el muchacho, puesto que el técnico argentino se subió a un carro y no dio mayores declaraciones al respecto. Fue así que Valera decidió perseguirlo a pie. El auto ya le había sacado más de 20 metros de distancia, según cuenta.

El semáforo lo ayudó

“Agitado y siguiendo un anhelo casi esfumado, volví a tener esperanza. Tocó luz roja adelante suyo. Paré el primer taxi que vi y le dije: ‘Sigue ese carro negro, no lo pierdas de vista’. Fue así como lo seguí por el malecón y Puente Villena, hasta llegar a la C. Bolognesi”, indicó.

Posterior a ello, el joven se bajó del taxi, se acercó con su cartel y, con unas señas, le dio a entender que quería una firma suya. “Él bajó la luna y accedió a firmarme el brazo. Fue un contacto de tan solo 10 segundos, pero fui muy feliz”, finalizó.

Tras conseguir su cometido, el joven fue a un estudio de tatuaje para inmortalizar la firma del que, según se lee en su cuenta de Twitter, lo hizo muy feliz y a millones de peruanos. “Así fue cómo conseguí la firma del DT que nos llevó al mundial luego de 36 años”, sentenció.


Síguenos en nuestras redes sociales: