El cuerpo de la menor de tan solo siete años, identificado mediante pruebas genéticas, fue hallado en una bolsa abandonada en una zona rural.

El caso de Fátima, una niña de 7 años hallada muerta el sábado 15 de febrero dentro de una bolsa de basura en Tláhuac, al sur de Ciudad de México, ha conmocionado al país y al mundo entero, solo unos días después del salvaje feminicidio de Ingrid Escamilla. México está aterrado. México está molesto. Los presuntos culpables al menos ya están presos.

Fátima Cecilia Aldriguett Antón fue vista con vida por última vez cuando salía del colegio que queda muy cerca de su casa. El 11 de febrero, su familia denunció su desaparición. Unos días después, el cadáver de la niña fue encontrado en bolsas de basura, torturado, desnudo y tirado en la calle, un escenario horrible que muchos creían solo posible ver en las peores de las pesadillas.

Mujeres protestan en México por el asesinato de la niña de 7 años (Video: AFP)

El homicidio de Fátima es uno de los últimos que ha golpeado e indignado a , un país en el que, según ONU Mujeres, son asesinadas 10 mujeres al día. En total, en 24 horas pueden morir violentamente 90 personas en tierras aztecas. Ante este panorama de violencia, los ciudadanos han salido a las calles para exigir justicia y medidas de protección al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Según datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2019 se registraron 976 “presuntos delitos de feminicidio”, mientras que en los primeros 48 días de 2020 ya se habían reportado 265, informó Radio Fórmula.

María Magdalena Antón exigió justicia para el caso de su hija. "Yo quiero que me apoyen porque hoy fue mi hija, mañana puede ser la de ustedes" (Foto: EFE)
María Magdalena Antón exigió justicia para el caso de su hija. "Yo quiero que me apoyen porque hoy fue mi hija, mañana puede ser la de ustedes" (Foto: EFE)

CASO FÁTIMA: NIÑA DE 7 AÑOS TORTURADA, VIOLADA Y ASESINADA

La niña de 7 años desapareció el pasado 11 de febrero, después de que su madre no pudiera llegar a tiempo para recogerla de la escuela donde la menor cursaba la primaria. Con el paso de los días se dio a conocer que una mujer, identificada más adelante como Gladis Giovana Cruz Hernández, se la había llevado, sin que nadie en el colegio pudiese explicar por qué.

Según denunciaron los familiares de Fátima, tuvieron que pasar 72 horas para que las autoridades capitalinas activaran la alerta por la desaparición de la menor y comenzaran a investigar su paradero. Tanto la familia como los vecinos calificaron esta demora como “mortal”, debido a que las primeras horas tras un hecho de esta índole suelen ser las más importantes.

Decenas de personas dejaron globos blancos y flores en el sitio donde se encontró el cuerpo de Fátima (Foto: AFP)
Decenas de personas dejaron globos blancos y flores en el sitio donde se encontró el cuerpo de Fátima (Foto: AFP)

El sábado 15 de febrero, el cuerpo de una menor en una bolsa, con signos de abuso y agresión, fue encontrado a menos de 5 kilómetros de la escuela. El domingo por la tarde, un día después, tras realizarse un análisis de ADN del cadáver y de la madre de , se confirmó que se trataba de la pequeña.

El lunes 17, después de otros exámenes de rigor, el cuerpo de Fátima fue entregado a sus padres y posteriormente velado en su hogar. Sus seres queridos, vecinos y conocidos le rindieron homenaje esa noche y todo el martes. Fátima fue finalmente sepultada en el cementerio local de San Sebastián.

Los exámenes confirmaron que la pequeña de 7 años sufrió abuso sexual y golpes. “Está en los resultados de la necropsia”, comentó Ernestina Godoy, titular de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de Ciudad de México, sobre la investigación de este brutal crimen.

Las autoridades le dijeron a Maria Magdalena Antón, según denunció ella misma, que debían pasar 72 horas para reportar a su hija como desaparecida (Foto: AFP)
Las autoridades le dijeron a Maria Magdalena Antón, según denunció ella misma, que debían pasar 72 horas para reportar a su hija como desaparecida (Foto: AFP)

LOS SOSPECHOSO DEL ASESINATO DE FÁTIMA

La fiscalía identificó a Gladis Giovana Cruz Hernández y a Mario Alberto Reyes Nájera como responsables del crimen que ha conmocionado a México (Foto: EFE)
La fiscalía identificó a Gladis Giovana Cruz Hernández y a Mario Alberto Reyes Nájera como responsables del crimen que ha conmocionado a México (Foto: EFE)

Las autoridades de México detuvieron la noche del miércoles 19 de febrero a los presuntos responsables del feminicidio de Fátima Cecilia, la niña de 7 años que fue encontrada muerta en Ciudad de México unos días después de su desaparición.

La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó vía Twitter sobre la detención de Gladis Giovana Cruz Hernández y Mario Alberto Reyes Nájera en un poblado del vecino Estado de México, en el municipio de Isidro Fabela. La pareja se había refugiado con sus tres hijos en un cuarto pequeño en construcción, rentado por la tía de Reyes, quien los denunció ante las autoridades.

Los presuntos feminicidas fueron trasladados el viernes 21 de febrero a sus respectivas prisiones en Ciudad de Méxco. Giovana fue llevada al penal de Santa Martha Acatitla, mientras Mario Alberto permanece en el Reclusorio Oriente. Ambos son acusados de secuestro agravado y feminicidio, aunque originalmente fueron detenidos por el delito de cohecho, por intentar sobornar a los policías que los arrestaron.

Angélica Urbina, abogada de Gladis Giovana, abandonó el caso por miedo a las amenazas que había recibido por defender a la mujer, aunque antes de marcharse sostuvo que Giovana había sido víctima de su esposo, por lo que pidió un debido proceso para ella.


Los primeros indicios sugieren que Cruz Hernández fue quien se llevó a la menor de la escuela con dirección a un domicilio en Xochimilco -que fue cateado el martes 18-, donde se la entregó a Mario Alberto Reyes Nájera, quien, se sospecha, la agredió sexualmente y después la asesinó.

Durante una conferencia de prensa, el vocero de la Fiscalía capitalina, Ulises Lara, había presentado las fotografías de ambas personas, sobre quienes pesaba una orden de aprehensión por el delito de sustracción y privación de la libertad con la finalidad de generar un daño. En caso de resultar culpables, podrían recibir una pena de entre 80 y 120 años de prisión.

Las autoridades mexicanas habían ofrecido una recompensa de 2 millones de pesos (US$ 107.750 o 99.400 euros) a quien proporcione información sobre el caso.

La jefa de gobierno informó que la mujer que se llevó a Fátima de la escuela era una conocida de la familia y que en la casa donde tuvieron a la menor se encontraron pruebas, como la ropa que usó la mujer el día que se llevó a la niña, evidenciada en una grabación difundida previamente.

Sheinbaum también aseguró que llegarán hasta las últimas consecuencias para hacer justicia en este caso “como en todos los casos, pero particularmente en este caso que nos duele tanto a la Ciudad de México y a todo el país”.

Detalló que la Subprocuraduría de Víctimas, la Secretaría de la Mujer y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) están cerca de la familia para todo el apoyo que necesiten.

“Nosotros les podamos proporcionar tanto a la madre como a los hermanos y a la familia ampliada todo el apoyo que requieran se les estará dando desde la Fiscalía, desde la Secretaría de la Mujer, el DIF y vamos a estar muy cerca para ver todas las necesidades que tengan y poder estar acompañándolos en este momento”, señaló la jefa de gobierno.

Por otro lado, Sheinbaum dio a conocer que se está haciendo una revisión de la línea del tiempo del caso Fátima, desde la denuncia, del porqué pasó tanto tiempo entre que se presentó la denuncia, cuáles son los protocolos de actuación que se tienen que generar, entre otros aspectos.

“Tanto en este caso como en todas las medidas adicionales que debamos tomar para el caso de la Alerta Amber en donde un niño o una niña no se encuentre las estamos haciendo y ya vamos a informar la semana que entra a la población también para que nos ayude”, detalló.

Ya se conoce la identidad de la mujer que secuestró a Fátima, cuyos datos tenían un valor de  2 millones de pesos para las autoridades (Foto: FJCDMX)
Ya se conoce la identidad de la mujer que secuestró a Fátima, cuyos datos tenían un valor de 2 millones de pesos para las autoridades (Foto: FJCDMX)

Desde prisión, Cruz Hernández y Reyes Nájeras solicitaron vigilancia especial a las autoridades del Sistema Penitenciario de Ciudad de México, debido a que temen por sus vidas tras recibir amenazas de otros presos.

“Estás en un área restringida, pero no van a estar así por mucho tiempo y ahí es donde van a empezar los problemas, porque no van a tener la vigilancia que tienen ahora”, comentó una fuente a El Universal.

El mismo sitio señaló que Mario Alberto, en realidad, ya fue agredido por otros reos.

En tanto, tras ser imputados por los delitos de secuestro agravado y feminicidio, un juez del Tribunal Superior de Justicia dio como plazo cuatro meses para el cierre de la investigación complementaria.

EL RELATO DE GLADIS CRUZ Y MARIO ALBERTO REYES

Ante las autoridades, Gladis Giovana Cruz confesó que fue ella quien se llevó a la niña y quien se la entregó a su esposo. Según dijo, este le había pedido una “novia joven”. De lo contrario, sostuvo la mujer, Reyes amenazó con violar a sus dos hijas.

La detenida, que recalcó haber actuado por miedo, eligió a Fátima porque, aseguró, su familia no la cuidaba mucho. Asimismo, reconoció que ella misma le pintó las uñas y le puso un vestido recién comprado. Mario entonces abusó de ella, sin remordimiento alguno, según su esposa.

Cruz confesó que luego ella misma asfixió con un cinturón a Fátima y que tras darse cuenta que eran buscados por la policía, abandonaron el cuerpo en una pila de basura y después escaparon.

Las investigaciones determinaron que Mario envolvió el cuerpo de Fátima con una lona blanca y que lo trasladó en su mototaxi hasta el predio donde lo abandonó. Giovana había recomendado dónde dejar el cadáver de la menor.

CATEAN CASA DONDE FUE RETENIDA FÁTIMA

La Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la Policía de Investigación (PDI) realizaron un cateo en un domicilio ubicado en Xochimilco, que presuntamente habitaba la mujer que se llevó a la pequeña Fátima el 11 de febrero de la primaria Enrique Rébsamen.

La mujer identificada como Gladis Giovana Cruz Hernández fue quien rentó la casa ubicada en la calle San Felipe de Jesús, número 17, en la colonia San Felipe. Con la información proporcionada por el presunto dueño de la vivienda, los agentes de la PDI revisaron el domicilio.

La niña fue reportada como desaparecida por sus padres el 11 de febrero. Su cuerpo sin vida fue hallado cuatro días después en un tacho de basura (Foto: EFE)
La niña fue reportada como desaparecida por sus padres el 11 de febrero. Su cuerpo sin vida fue hallado cuatro días después en un tacho de basura (Foto: EFE)

En el lugar se encontraron rastros de sangre que correspondían a Fátima, ropa, zapatos, un suéter y documentos relacionados con los padres de la menor, por ello se verificó si los agresores conocían a la familia de la pequeña y si se trató de una venganza, debido a que el móvil no se había determinado.

Fuentes cercanas a la investigación dieron a conocer que la mujer dejó el domicilio el lunes, luego que su rostro se difundiera en los medios de comunicación.

México pidió cambios urgentes a los protocolos de seguridad en escuelas primarias (Foto: AFP)
México pidió cambios urgentes a los protocolos de seguridad en escuelas primarias (Foto: AFP)

EL VERDADERO MÓVIL DEL CRIMEN

Mario Alberto Reyes Nájera y Gladis Giovana Cruz Hernández fueron capturados en una población del central Estado de México (Video: El Universal)

Tras la detención de los presuntos responsables del secuestro y muerte de la pequeña Fátima, la investigación sigue su curso, con muchos detalles que aguardan su esclarecimiento. Lo único seguro es que Giovana y Mario Alberto no actuaron por dinero.

“Fue un crimen atroz, fue un feminicidio. Es una tragedia verdaderamente grave. No fue por dinero el móvil. De ahí a las intenciones que haya tenido el sujeto, en su momento la Fiscalía General de Justicia lo comentará”, señaló el secretario Omar García.

Irma Reyes, tía de Mario, contó a Televisa que su sobrino fue el que inició todo. Según ratificó, él amenazó a su esposa con violar a sus hijas si no le llevaba una niña, recalcando también que el presunto homicida buscaba una “novia joven para toda la vida”.

Reyes relató que se enteró de lo que había pasado mientras miraba la televisión e inmediatamente les preguntó por qué lo hicieron.

“Yo les pregunté, les dije, ‘hijos, ¿recibieron dinero?, ¿fue por dinero?'. Se quedaron callados y dijo la chica, ‘no fue por dinero’, y dije entonces, ’¿qué fue?, ¿por venganza, hijos?, eso no se hace Dios mío'. Y me dijo la chica, ella no hablaba, y les dije, ‘¿quién fue quien la mató?’. Y él dijo, ‘yo la agarré y ella le puso los cinturones’”, narró Irma reyes.

Por otro lado, cuando la tía fue entrevistada por el noticiero de Telemundo, reveló que Giovana fue quien agarró a la pequeña Fátima pero que fue su sobrino quien la ahorcó hasta la muerte. ¿El motivo? De acuerdo con la tía de Mario Alberto, “la niña lloraba mucho”, por eso decidieron matarla.

EL RELATO COMPLETO DE LA TÍA

La tía de Mario, identificada como Irma, relató que la tarde del sábado 15 de febrero se presentó en su casa su sobrino junto con su familia. El presunto homicida es hijo de su hermano, quien se suicidó en el mismo predio donde ahora se encontraban todos ellos. Mario le contó que buscaba un lugar donde quedarse un tiempo con su esposa e hijos. Dijo que se había quedado sin trabajo y que quería iniciar una nueva vida. Ella, por tratarse del hijo de su hermano, lo recibió tras ponerse de acuerdo con la mujer con la que comparte vivienda. Eso sí, como el espacio no era lo suficientemente grande, Mario y los suyos se refugiaron en la pequeña construcción colindante donde finalmente fueron encontrados.

Pasados cuatro días, los sospechosos se creían a salvo, hasta que la compañera de Irma los vio en las noticias. La tía hizo lo propio poco después, y aunque al comienzo prefirió creer en la inocencia de su familiar, con las horas se acercó al hijo mayor de la pareja para sacarle la verdad. El niño tan solo le reveló que “algo feo” había pasado en su casa.

El miércoles por la mañana, Irma los encaró. “Ustedes me van a decir algo, porque lo estoy viendo en la tele, ¿quién mató a la niña?”. Giovana entonces le confesó que “Mario quería una niña para hacerla su novia para toda la vida, quería un regalito, si no agarraría a una de sus hijas y no la dejaría entrar hasta que llegara con la niña”.

Pero, ¿quién la mató? Giovana aseguró, según recordó Irma, que “él me dio los cinturones, yo la apreté, pero como no tengo la fuerza, él acabó de matarla”.

Después de eso, la tía les exigió que se entregaran, pero Mario se negó reiteradamente, hasta que horas después aceptó tan solo delatar a su esposa. Al poco rato, mientras Irma y el acusado llevaban a Giovana, la otra mujer aprovechó la oportunidad para llamar a la policía. Y cuando estuvieron frente a la autoridad, la pareja fue reconocida.

Como último recurso, Giovana y Mario intentaron sobornar a los oficiales con 5.000 pesos, pero eso solo facilitó su detención por cohecho. El resto de la historia está siendo contado poco a poco.

Tras conocerse que fue vital para dar con los supuestos asesinos, la tía Irma fue aclamada en redes sociales, donde la ciudadanía solicitó que se le entregara la recompensa prometida.

Por lo pronto, la Fiscalía General de Justicia está buscando el arma homicida, un cinturón que fue usado para estrangular a la niña.

Los hijos de la pareja homicida se encuentran bajo el resguardo de la FGJ y según los exámenes a los que fueron sometidos, muestran signos de abandono, además de perturbación y de haber sido expuestos a abusos.

MADRE DE LA VÍCTIMA CONFIRMÓ QUE CONOCÍA A GLADIS GIOVANA

Magdalena Antón, madre de Fátima Cecilia, confirmó que conoce a Gladis Giovana, presunta responsable, junto con su esposo, de la desaparición y muerte de su hija de 7 años. Incluso Antón contó que la sospechosa vivió algún tiempo con ella.

“Yo la conocí en la casa de un señor que se llama don Álvaro, conocido de hace muchos años, con su hermana Gaby (...) Ella vivió aquí en la casa, pero no, no creo que haya sido capaz, ella tiene dos niñas pequeñas y nunca vi que maltratara a sus hijas, dudo que ella sea quien le arrebató la vida a mi hija. A su esposo yo no lo conocía y no sé por qué tomaría represalias en contra de mi hija”, expresó en breves declaraciones al salir de su casa en el barrio de San Sebastián en Tulyehualco.

Las palabras de la mamá de Fátima, desde luego, sembraron nuevas dudas sobre el caso, sobre todo porque dijo que no creía que la mujer detenida haya sido capaz de cometer el crimen, aunque más tarde, la misma sospecha reconoció el crimen.

María Magdalena Anthon es la madre de  Fátima Aldrighett (Foto: AFP)
María Magdalena Anthon es la madre de Fátima Aldrighett (Foto: AFP)

VIDEO RECOMENDADO

Este es el perfil del asesino de Ingrid Escamilla (Video: EFE)

TE PUEDE INTERESAR