El bebé más prematuro del mundo, que tenía 0% de posibilidades de sobrevivir, celebró su primer cumpleaños. (Foto: GoFundMe)
El bebé más prematuro del mundo, que tenía 0% de posibilidades de sobrevivir, celebró su primer cumpleaños. (Foto: GoFundMe)

Un bebé que nació con menos de medio kilo de peso venció los pronósticos médicos y celebró recientemente su primer cumpleaños, siendo nombrado por el Guinness World Records como el bebé más prematuro del mundo en sobrevivir. La impresionante historia de Richard Hutchinson, de Minnesota (), se ha vuelto tendencia tras ser dada a conocer en las redes sociales.

Sus padres, Beth y Rick Hutchinson, anhelaban tener hijos, pero no fue tarea sencilla. Lamentablemente, perdieron un primer embarazo a las siete semanas de gestación y tuvieron que someterse a varios tratamientos. Tras un año de trabajo intenso, por fin lograron su ansiado positivo.

0% de probabilidad de sobrevivir

Durante los primeros meses de gestación todo parecía marchar bien, pero a las 20 semanas Beth sufrió complicaciones que adelantaron el parto cuatro meses antes de lo previsto, sin que los médicos pudieran hacer nada para evitarlo.

El pequeño Richard llegó al mundo el 5 de junio de 2020 con 21 semanas de gestación y dos días. Era tan pequeño que cabía en la palma de una mano y pesaba apenas 340 gramos.

Los médicos del hospital Children’s Minnesota en Minneapolis prepararon a su madre y su padre para lo peor. “Cuando Rick y Beth recibieron asesoramiento prenatal sobre qué esperar con un bebé que nació tan temprano, nuestro equipo de neonatología les dio un 0% de probabilidad de supervivencia”, dijo la Dra. Stacy Kern, neonatóloga de Richard en el hospital. “Sabía que las primeras semanas de la vida de Richard serían muy difíciles, pero sentí que si podía superar eso, sería un sobreviviente”.

Foto: Guinness World Records
Foto: Guinness World Records

COVID-19 complicó la situación

A pesar de los pronósticos, Richard sobrevivió, sorprendiendo no solo a sus padres sino también a los especialistas. “No se siente real. Todavía estamos sorprendidos por ello. Pero estamos felices. Es una forma en que podemos compartir su historia para crear conciencia sobre los nacimientos prematuros”, dijo Beth Hutchinson. “Es un bebé muy feliz. Siempre tiene una sonrisa en su adorable carita. Sus brillantes ojos azules y su sonrisa me atrapan en todo momento”.

Como si los problemas de salud de Richard no fueran suficientes, la pandemia de covid-19 complicó aún más su situación ya que Rick y Beth no pudieron quedarse a cuidarlo en el hospital cuando llegaba la noche. Aún así, viajaban desde su casa en el condado de St Croix en Wisconsin a Minneapolis todos los días para ver a su bebé.

“El primer mes ni siquiera estaban seguros de que lo lograría”, agregó la madre. “Fue realmente difícil. Sabes en el fondo de tu mente que sus probabilidades no eran grandes”.

Después de pasar seis meses en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del hospital, Richard recibió el visto bueno para irse a casa con sus padres en diciembre del año pasado y hace unas semanas celebró su primer cumpleaños, obteniendo el reconocimiento oficial de Guinness como el bebé más prematuro que ha sobrevivido.

Por el momento, los médicos no saben si en el futuro necesitará cuidados de fisioterapia, terapia ocupacional o del habla, pero pesar de todo lo vivido y de las innumerables dificultades que ha tenido que superar, es un bebé que ha demostrado tener unas inmensas ganas de vivir.

TE PUEDE INTERESAR