"He viajado en avión a Mónaco y París para tener citas. Quiero un hombre al que le gusten las cosas buenas". (Foto: Referencial / Pixabay)
"He viajado en avión a Mónaco y París para tener citas. Quiero un hombre al que le gusten las cosas buenas". (Foto: Referencial / Pixabay)

Amy es una influencer de 26 años de edad que no tiene problema alguno en admitir que solamente sale con hombres que poseen un alto poder adquisitivo y ocupan cargos gerenciales en importantes compañías.

Para ella, se ha vuelto común que sus pretendientes le entreguen regalos valorizados en miles de dólares. Algunos de estos pueden incluir vuelos en jets privados, yates, beber y cenar en hoteles de lujo, restaurantes famosos y entradas para eventos importantes como la Fórmula 1 de Mónaco.

Solo durante las últimas semanas, la joven, nacida en Canadá, pero residente en Londres, viajó a Mónaco, París, Cannes y Suiza para una cita.

Según el medio , Amy es parte de la nueva tendencia social de citas en línea denominada ‘Dating Up’, la cual consiste en que una persona busque una pareja que la ayude a elevar su estilo de vida y estatus social.

“Nueve de cada 10 de mis citas han sido directores ejecutivos porque me gustan las personas que tienen mucho éxito y son muy libres financieramente y los directores ejecutivos suelen tener la mayor libertad con sus propios horarios”, explicó la influencer al hablar sobre la aplicación de citas ‘Seeking’, que tiene una membresía mensual que va desde las 80 libras esterlinas.

“Tienden a ser millonarios y multimillonarios. Eso es importante porque quiero tener éxito y crear ese estilo de vida. Pero en última instancia, se trata de la personalidad y el ambiente”, agregó.

El proceso con el que organiza sus citas

Amy, quien proviene de una familia de artistas y posee su propio negocio del cuidado de la piel, indicó que usualmente planea sus citas en el lugar que le gustaría visitar. Luego, habla con los posibles salientes y organiza su recorrido.

Tras pasar uno o dos días chateando, incluida una videollamada para poder ver que los hombres sean quienes dicen ser, investiga sus nombres y la empresa en donde dicen laborar, para ver si coinciden.

“Debes asegurarte de que todo esté seguro y haber investigado y asegurarte de que la persona sea confiable”, explica.

Asimismo, asegura que sus salientes suelen tener más de 40 años, con lo que no tiene ningún problema. “Me suelen gustar los hombres mayores y me encanta que me asesoren; eso es muy importante para mí porque estoy comenzando mi propio negocio”.

Por otra parte, señala que viajar con sus citas le permite conocer a la persona a un nivel más profundo en comparación a una salida convencional.

“Llegas a conocer muy bien a la persona y realmente llegas a tener una inmersión profunda, es como ser empujado al fondo de una piscina”, dice Amy.

Amy, que seguirá teniendo citas casuales hasta que encuentre a la persona adecuada para establecerse y casarse, asegura que su forma de encontrar a la pareja perfecta es una cuestión “natural”.

“Si observas la literatura académica sobre ‘citas’ y las teorías de la evolución, las mujeres generalmente se sienten atraídas por los hombres con mayores recursos, es algo biológico”, indica.

“En realidad, no encuentro mucha gente que me critique por eso, pero si lo hacen, simplemente diría, ‘oye, esta es mi vida, esto es lo que valoro y estas son mis metas’”.

“Voy a buscar lo que quiero en la vida. Estoy feliz, ve a vivir tu vida”, concluye.

Cabe agregar que el nombre de Amy ha sido modificado para proteger su anonimato.

TAGS RELACIONADOS