Un cura en Filipinas no detuvo una misa pese al fuerte tifón que estaba pasando por su ciudad. | Créditos: Immaculate Heart of Mary Parish - Taloto, Tagbilaran City / Facebook.
Un cura en Filipinas no detuvo una misa pese al fuerte tifón que estaba pasando por su ciudad. | Créditos: Immaculate Heart of Mary Parish - Taloto, Tagbilaran City / Facebook.

Ni la peligrosidad del tifón, ni los fuertes vientos, ni el agua que entraba a la iglesia, fueron suficientes para apagar la calurosa fe del sacerdote Virgilio Salas de , quien pese a todo no se movió de su sitio y siguió oficiando una misa, quedando registrado en un video que se volvió en .

El contenido que se subió en las de la parroquia Inmaculado Corazón de María demuestra que la fe mueve montañas y puede ser más grande que cualquier cosa, aunque para algunos esa acción fue considerada como temeraria pues pudo haber ocurrido una desgracia.

Al padre Salas tampoco le importó que, durante el desastre natural, pocas personas habían ido al lugar de culto, el cual lucía prácticamente vacío. Su responsabilidad y amor a Dios fue más fuerte que todo, incluso más que el tifón.

Publicación viral sobre el sacerdote que realizó una misa en pleno tifón

“Incluso en la tormenta y la lluvia sin parar. El viento es tan fuerte, lo mantiene inquieto. Que la fe de cada persona sea así. Pidamos esta gracia de Él”, escribieron en la publicación.

Del mismo modo, en el Facebook de la parroquia dieron más detalles de lo que había ocurrido ese día en sus instalaciones en plena localidad de Bohol, por donde suelen pasar estos fuertes vientos generados en el Pacífico.

“En medio del tifón Odette la pasada noche del 16 de diciembre, no dejamos de hacer la Santa Misa aunque asistieron muy pocas personas. Este es el compromiso de que la Iglesia siempre está orando por ti”, escribieron.

El video viral de un sacerdote oficiando una misa en pleno tifón

Otro sacerdote en Filipinas siguió con su misa pese al desastre natural

Un caso similar vivió el padre José Cecil Lobrigas, quien también celebró una misa en pleno desastre natural con ayuda de lámparas y luces recargables pues la electricidad se cortó en plena tormenta.

“Había una sensación de miedo, pero me dio calma el sentimiento de responsabilidad. Tenía tanta confianza que incluso cuando los vientos eran fuertes, nos mantuvimos en lo nuestro”, indicó el padre Lobrigas para .

Ambos hombres de fe reconocieron que les gustaría que dicha localidad de su país esté más preparada para ese tipo de evntos que, en cierta forma, son algo comunes allí.