El propietario del zoológico exige más de 700 mil dólares para vender a la gorila. (Foto: EFE)
El propietario del zoológico exige más de 700 mil dólares para vender a la gorila. (Foto: EFE)

Bua Noi es una gorila que lleva 33 años viviendo en malas condiciones en un “zoológico” ubicado en lo más alto de un centro comercial de , por lo que ha sido bautizado por muchos como la primate “más triste del mundo”, entre otras cosas, porque el propietario de este establecimiento se niega en venderla, pese a que las autoridades le ofrecieron una fuerte suma de dinero, por lo que su entristeció como indignó a millones en tras hacerse .

La mirada de Bua Noi

El dueño ha asegurado que no la venderá (que llegó al establecimiento Pata de Bangkok en 1990) por nada del mundo por menos de 780 mil dólares, pues asegura que el animal vive en dicho espacio desde que tenía un año de vida, pero, siempre encerrada en un recinto de pésimas condiciones.

Ante esta situación, grupos de derechos animales como PETA, artistas como la reconocida cantante Cher y las autoridades del gobierno tailandés han pedido al cuidador de Bua Noi (nombre que significa ´Pequeño Loto´) que lo libere desde 2015 y viva sus últimos años al lado de otros de su especie, pero el sujeto dijo al ministro de Recursos Naturales y Medio Ambiente, Varawut Silpa-archa, que hará esto tan solo si le pagan un monto que asciende a los 30 millones de baht tailandeses que, al cambio, serían 782 mil dólares.

Intentos por liberarla de su cautiverio

Ante esto, el ministerio de Recursos Naturales ha informado estar realizando eventos de recaudación de fondos de caridad, pero no han conseguido el monto requerido por el propietario: “hemos realizado actividades en el pasado haciendo campaña por la liberación de Bua Noi. Recolectamos donaciones de sus seguidores, pero el problema es que el propietario se niega a venderlo, y cuando acepta el precio que pide es demasiado alto”, dijo Thanetpol Thanaboonyawat, secretario de la mencionada cartera ministerial.

El funcionario explicó que salvo recaudar fondos no pueden hacer mucho más ¿por qué? Pues la gorila es considerada como una “propiedad privada”: “el propietario lo compró antes de que se introdujeran leyes para evitar el comercio y la propiedad de animales salvajes en peligro de extinción”, relató, además de revelar que el sujeto la adquirió por 3 millones de baht.

En 2015, se ordenó cerrar el zoológico a cargo del Departamento de Parques Nacionales, Vida Silvestre y Conservación de Plantas debido a las pésimas condiciones que presentaba, pero luego consiguieron reabrirlo manteniendo a los animales, entre ellos Bua Noi.

Bua Noi vive en el Pata Zoo de Bangkok desde 1990 cuando tenía 1 año de vida. (Foto: EFE)
Bua Noi vive en el Pata Zoo de Bangkok desde 1990 cuando tenía 1 año de vida. (Foto: EFE)

Jason Baker, vicepresidente de PETA Asia, se mostró sumamente indignado con las “crueles” condiciones en las que vive la gorila: “esta instalación en mal estado está condenada internacionalmente como uno de los peores zoológicos del mundo”.

Responden los dueños del zoológico

Por su parte, el New York Post recoge las palabras de un portavoz del Pata Zoo aseguró que no hay conversaciones para vender al animal en cuestión: “los ejecutivos de los grandes almacenes Pata Pinklao han estado a cargo de la gestión desde el 28 de agosto de 2020. El gorila envejecido ha pasado su vida en el zoológico y se ha acostumbrado a este entorno y a un lugar libre de enfermedades durante más de 30 años”.

Del mismo modo, Knit Sermsirimongkol, director del zoológico afirma que los animales que viven en la parte superior no sufren ningún problema y que la mirada “triste” de Bua Noi se trata únicamente de su expresión “facial natural”: “la crítica no me preocupa. Esas personas vieron la foto de ella en Internet y asumen que está deprimida. Pero, así es como se parece a los humanos: algunos tienen cara triste, otros feliz”.

La gorila se hizo mundialmente conocida por su mirada triste detrás de su reducido espacio. (Foto: NYPost)
La gorila se hizo mundialmente conocida por su mirada triste detrás de su reducido espacio. (Foto: NYPost)

E insiste: “hemos cuidado a Bua Noi como a nuestra hija. Sé que tendremos que encontrarle un nuevo hogar adecuado algún día, pero no es una buena idea liberarla de inmediato en la naturaleza sin enseñarle cómo sobrevivir por sí misma”, sentenció.


Síguenos en nuestras redes sociales: