La periodista Christie Smythe rompió su silencio sobre la relación sentimental que comparte con el encarcelado empresario Martin Shkreli, con quien piensa formar una familia a su salida de prisión. | Crédito: Pixabay / Referencial.
La periodista Christie Smythe rompió su silencio sobre la relación sentimental que comparte con el encarcelado empresario Martin Shkreli, con quien piensa formar una familia a su salida de prisión. | Crédito: Pixabay / Referencial.

La periodista retirada Christie Smyhte (37), conocida por su trabajo en la prestigiosa agencia de noticias Bloomberg, alborotó las redes sociales al revelar cómo se enamoró del encarcelado ejecutivo farmacéutico, Martin Shkreli, conocido como “el hombre más odiado en , después de cubrir su arresto.

MÁS INFORMACIÓN: Periodista de Nueva York y su esposa enferman de coronavirus y deciden contar su dura historia

En un artículo publicado el pasado 20 de diciembre para la revista , Smythe contó cómo dejó a su ahora exesposo por Shkreli, quien actualmente cumple por cargos de fraude accionario. Varias publicaciones estadounidenses comentaron acerca de sus declaraciones al día, donde algunas la acusaban de violar su ética periodística y otras la elogiaban por haber tenido la valentía de compartir su historia de amor con el empresario de 36 años, informó .

Shkreli, expresidente del grupo Turing Pharmaceuticals, se convirtió en en 2015 por el súbito aumento el precio de Daraprim, un medicamento usado contra el paludismo y el sida, en un 5,000 por ciento (de 13.50 a la exorbitante suma de 750 dólares por pastilla). El también amante de las redes sociales y del hip-hop hizo noticia ese mismo año por desembolsar 2 millones de dólares por la única copa del disco del grupo de rap Wu-Tang Clan titulado ‘Once Upon a Time in Shaolin’.

MÁS INFORMACIÓN: Periodista de NBC escucha los últimos segundos de vida de su padre por teléfono mientras muere por coronavirus

Pero lo que acabó convirtiéndolo en emblema de una industria farmacéutica supuestamente cínica fue cómo, gracias a su carisma, logró zafarse de los cuestionamientos de una sesión congresal que sometió bajo escrutinio sus acciones, pasando a ser conocido como el “Pharma Bro” por los medios estadounidenses. En paralelo, Smythe ayudó a difundir la noticia de su detención por fraude accionario en diciembre de 2015, un hecho que no tenía nada que ver con la polémica en torno al encarecimiento del precio del Daraprim.

Smythe asistió a cada una de las audiencias del juicio que se llevó a cabo en el tribunal federal de Brooklyn hasta que fue sentenciado en 2018, describiendo cómo fue gradualmente enamorándose del vilipendiado ejecutivo farmacéutico durante las visitas que le hacía en prisión. “Le dije a Martin (Shrkeli) que lo amaba. Y él me dijo que me amaba también. Es difícil recordar un momento en el que me haya sentido tan feliz”, señaló a Elle al recordar uno de los encuentros que sostuvieron durante su encarcelamiento.

MÁS INFORMACIÓN: La muerte del periodista que cambió la política de secuestros en Estados Unidos

La periodista, que abandonó las filas de Bloomberg en 2018 y se divorció de su entonces esposo en 2019, manifestó que esperará a Shkreli hasta que cumpla los tres años que le restan a su sentencia, con quien tiene pensado formar una familia y tener hijos. “Hacerlo público es un alivio, sin importar lo que piense la gente. No tiene idea de cuán difícil es ocultar una historia de este tipo. Tan intrincada y complicada. Me alegra que haya sido bien contada”, escribió en su en relación al artículo que le hizo Elle.

Durante el proceso, su abogado Benjamin Brafman -famoso en los tribunales neoyorquinos- había pedido a la jueza Kiyo Matsumoto una sentencia reducida de 18 meses de prisión para su cliente Martin Shkreli, al que calificó de “genio un poco autista”; sin embargo, fue puesto en libertad por medio de una fianza de cinco millones de dólares, luego de que el imputado ofreció una recompensa a cualquiera que le arrancara un mechón de cabellos a la excandidata presidencial Hillary Clinton, algo que insistió que fue “una broma”.