Una familia le dio hogar temporal a Domino para que no lo sacrificaran. (Foto: Islay Dog Rescue)
Una familia le dio hogar temporal a Domino para que no lo sacrificaran. (Foto: Islay Dog Rescue)

Desafortunadamente, aún existen perreras en el mundo que con la excusa del aforo sacrifican a los canes, simplemente porque han pasado tiempo sin ser adoptados. Aún cuando no registran ninguna enfermedad o problemas de comportamiento, si no son llevados, pasan a ser dormidos. Ese iba a ser el caso de Domino, un perrito que aunque suene raro aún, fue rescatado de una perrera de Rumanía hace 8 semanas porque le iban a quitar la vida. Su historia se volvió .

El can de 7 años estuvo viviendo en las calles antes que sea atrapado por una perrera, lamentablemente su destino no mejoraría, porque le esperaba lo que llaman “el corredor de la muerte”. Afortunadamente, un refugio de Escocia lo rescató, aunque tiene sus traumas, le garantizarán una buena vida.

Domino, sigue en adopción, pero estaba en un “refugio de matanza” del que hubo que rescatarlo. (Foto: Islay Dog Rescue)
Domino, sigue en adopción, pero estaba en un “refugio de matanza” del que hubo que rescatarlo. (Foto: Islay Dog Rescue)

Pasó una linda Navidad

Domino fue llevado a un hogar temporal en donde pasó la Navidad y sus rescatistas han publicado fotos de él mostrando lo cariñoso que puede ser.

En las fotos se le ve muy tranquilo, al fin descansando de tantos problemas que tuvo no solo en la calle, sino también cuando fue atrapado y llevado a la perrera. Pese a sus traumas, se ha acostumbrado a los humanos y poco a poco está recobrando la confianza en los otros.

“Es cierto que, aunque seguro y bien cuidado aquí, no estaba disfrutando de su tiempo. Se negó a caminar sin mucha compañía, se mostró reacio a jugar y estaba muy estresado en las perreras. Fue una mala situación. Logramos llevarlo a un hogar de crianza y ahora ha doblado la esquina”, dijo el Centro de rescate de perros de Islay dijo al.

Domino aún se encuentra en adopción, aunque por ahora tiene un lugar de acogida donde lo tratan como se merece, un espacio en el que pasará una buena Navidad. Es un perro mayor y de buen comportamiento, solo necesita sus cuidados y el cariño humano, a cambio ofrece infinito amor.

TAGS RELACIONADOS