El emotivo reencuentro se produjo luego de que ambos contactaran un servicio de pruebas de ADN y genealogía. (Foto: CBN News en YouTube)
El emotivo reencuentro se produjo luego de que ambos contactaran un servicio de pruebas de ADN y genealogía. (Foto: CBN News en YouTube)

Una historia de telenovela. Un video del portal  muestra el reencuentro entre un hijo y su madre biológica casi cinco décadas después de que fueran separados de forma trágica en . Thuy-Nga Thi Nibblett era una adolescente de 16 años cuando conoció a un soldado estadounidense durante la guerra que se desató en su país y al año siguiente, trajo al mundo a un niño que su padre no quiso que conserve. La historia ha cobrado eco en las redes sociales como Facebook.

“Se lo llevó después de que di a luz”, señaló Nibblett al portal CBN News sobre aquella traumática experiencia. “Cuando tienes un hijo mitad estadounidense y mitad vietnamita, la gente te mira mal, especialmente tu familia”, añadió la mujer sobre el hijo que su padre envió en contra de su voluntad a un orfanato.

▷ 

▷ 

Cuando el niño tenía dos años de edad, una pareja de  (EE.UU.) lo adoptó y llamaron Kirk Kellerhals, que creció sabiendo de su condición pero no tenía ninguna información acerca de sus padres biológicos y llegando a creer que estos habían muerto durante la guerra de Vietnam.

Sin embargo, Nibblett nunca olvidó a su hijo y pasó años rezando y buscando la forma de encontrarlo hasta que finalmente lo logró con la ayuda de un servicio de pruebas de ADN y genealogía, uno que también Kellerhals se animó a probar pese a su escepticismo.

▷ 

Animado por su esposa e hijos, Kellerhals envió su información y unos días después recibió un correo electrónico que le cambio la vida: habían encontrado una coincidencia de progenitor-hijo, algo que en creyó en un principio que podría tratarse de “un error”.

En junio de 2017, Nibblett viajó en auto desde la ciudad de San Antonio, en Texas, con su actual esposo para conocer a su hijo en Virginia Beach, lugar donde reside con su familia, y el reencuentro fue conmovedor.

“Gracias Dios por traerme de vuelta a mi hijo”, se le escucha decir a Nibblett mientras abrazaba a su hijo por primera vez después de 48 años. “Sabía que Dios iba a responderme si seguía teniendo fe y creyendo en él”, agregó.

Kellerhals dijo que toda esta experiencia ha sido “surrealista” y que le sirvió para fortalecer su fe en el Señor. Ahora, madre e hijo pasan sus días conociéndose tanto mutuamente como a sus familias, aprovechando al máximo esta segunda oportunidad.