es, con diferencia, la máxima figura de la NBA en la actualidad. Esto lo ha llevado a una disputa, sin querer, con el multicampeón de los Chicago Bulls, , por el número uno en la historia del baloncesto.

Las comparaciones son odiosas. Sin embargo, en el mundo del deporte es cada vez más común y el baloncesto no es ajeno a ello.

¿Michael Jordan o LeBron James?

Son muchas las razones para pensar en como una amenaza real del primer lugar de las consideraciones históricas en el baloncesto.

Fue capaz de levantar a un equipo perdedor como los Cleveland Cavaliers, tras su regreso con anillo de Miami, donde se coronó en esa fantástica final ante de los Spurs en 2013, junto a Wade, Bosh, Allen y compañía.

En 2016, contra unos Warriors imparables, que llegaban de batir el récord de los Bulls de en temporada regular (73-9), y con un 3-1 abajo en las finales de aquel año, y sus ‘Cavs’ hicieron algo nunca antes visto.

Se quedaron con el anillo tras remontar la serie con un 4-3 en campo de los Warriors, algo que difícilmente sea igualado o superado.

LeBron es un jugador de equipo

Con los años, el nacido en Akron ha desarrollado una faceta asistidora que no tuvo, por ejemplo. Mucho se ha comentado que a la figura emblemática de los Bulls lo caracterizaba su gran capacidad anotadora, pero que no era del todo un asistidor.

Lo contrario pasa con que tiene un promedio de asistencias superior a 7 en su carrera, y en la presente temporada con los Lakers arriba de las 10.

Además de también ser un gran anotador, con sus imparables penetraciones en la pintura y gran tiro desde el perímetro, su presencia física le otorga gran versatilidad para jugar en muchas posiciones. Ver a defendiendo a un ala pivote o pivote no sorprende a nadie.

juega en el campo como un joven en su ‘prime’. Los entrenadores resaltan que lo pueden ubicar en cualquier lugar del campo y la eficiencia es la misma. Si es más completo que , tal vez sí.

La vigencia del ‘Rey’

, pese a sus casi 36 años, se mantiene en lo más alto en las consideraciones de los expertos y entendidos del deporte. Sus promedios son de una auténtica superestrella. Incluso muchos de ellos afirman que está en el mejor momento de su carrera.

Semana a semana demuestra que ese rótulo de ‘The King’ no fue regalado y que en ningún momento fue un sobrevalorado en el deporte.

Antes de la cuarentena obligada por la pandemia de la Covid-19, estaba peleando pal a palmo contra Giannis Antetokounmpo por el MVP de la temporada regular, con unos Lakers en el número 1 del salvaje oeste.

Conclusiones

Muchos entrenadores, deportistas y fanáticos consideran a como el 1 en todo sentido y afirman que nadie le podrá hacer ni sombra.

En la otra vereda tenemos a quienes consideran que ha llevado este deporte a otro nivel y que sus promedios, juego y vigencia pese a sus 35 años lo convierten en el más grande de todos los tiempos.

Siempre he considerado que el rótulo de ‘El más grande’ puede ser subjetivo y muchas veces responde a gustos, preferencias y formas de involucrarte con un deporte y sus protagonistas.

Como ocurre en el fútbol con Maradona y Messi, por citar una comparación de dos deportistas que ganaron diferentes torneos y tuvieron carreras distintas.

Lo más sensato llegó por parte de los protagonistas

LeBron James: "Llevo este número (23) por Mike (Jordan). Creo que me enamoré de este deporte por él. Cuando tú ves a jugar es casi como ver a Dios. No creo que pueda ser como él. Lo más grande que he hecho es ser yo. No tengo que anotar para causar impacto.

Michael Jordan: "Jugamos en etapas diferentes. (LeBron) es un jugador increíble. De los mejores jugadores del mundo, sino el mejor. Sé que la tendencia natural es comparar eras con eras y así seguirá siendo. Soy aficionado. Me encanta verlo jugar. Él ha dejado su impronta y lo seguirá haciendo en lo sucesivo. En cuanto a las comparaciones, es una manera de medir, no le doy importancia.

Este artículo no busca enfrentar a nadie. Solo repasamos algunos de los puntos que sitúan a en la élite del baloncesto.

Son dos de los más grandes deportistas de la historia. Pertenecen a distintas generaciones. Existe respeto y admiración mutua. Por tal motivo, caer en las comparaciones solo alimenta una discusión que en muchos casos se vuelve tóxica.

También te puede interesar:

Mira aquí el nuevo tráiler del documental "El Último Baile"