Cuando un plástico es biodegradable, significa que ese plástico puede descomponerse en condiciones que se dan en la naturaleza. (Foto: Embutidos Luis Gil)
Cuando un plástico es biodegradable, significa que ese plástico puede descomponerse en condiciones que se dan en la naturaleza. (Foto: Embutidos Luis Gil)

Con la entrada en vigor de la , que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables, los ciudadanos de nuestro país están buscando otras opciones para reemplazar las tradicionales bolsas plásticas cuando vayan a realizar sus compras.

Y no es para menos, pues cada vez que alguien adquiera un producto en un establecimiento o centro comercial, si solicita que se lo entreguen en una bolsa de plástico, tendrá que por ella.

Esto quiere decir que, de ahora en adelante, si va a realizar compras y no ha llevado alguna bolsa biodegradable o reutilizable (de tela, poliéster u otro material), papel o un carrito para poner sus productos, si pide una bolsa plástica tendrá que pagar un monto adicional.

Pueden descomponerse en nutrientes y biomasa al estar en contacto con el aire, luz solar o agua. (Foto: RM Distribucions)
Pueden descomponerse en nutrientes y biomasa al estar en contacto con el aire, luz solar o agua. (Foto: RM Distribucions)

El objetivo de esta medida es mitigar el daño que producen las bolsas plásticas al medio ambiente y desincentivar su uso. De este modo, el Perú se une a los esfuerzos de diversas organizaciones, países y entidades como la Unión Europea para reducir las 5 mil millones de bolsas plásticas usadas cada año en el mundo.

Pero ¿sabe por qué recomiendan el uso de las bolsas biodegradables en reemplazo de las plásticas? A continuación, te detallamos todo sobre esta nueva opción para cuidar nuestro planeta.

Las bolsas biodegradables ayudan a proteger al medio ambiente de la contaminación. (Foto: Compostera)
Las bolsas biodegradables ayudan a proteger al medio ambiente de la contaminación. (Foto: Compostera)

¿Qué son las bolsas biodegradables?

Las bolsas biodegradables son una de las opciones más extraordinarias para proteger el medioambiente de la contaminación debido a que el material con el que están hechas puede descomponerse en la naturaleza, mediante la acción enzimática de microorganismos como bacterias, hongos y algas; transformándose en nutrientes, dióxido de carbono, agua y biomasa.

Estas bolsas son iguales a las tradicionales porque mantienen las características de resistencia, elongación, claridad, imprimibilidad, permeabilidad y sellabilidad; aunque esta tienen un compuesto oxobiodegradable, que al estar expuesto al oxígeno, luz, humedad y fricción comenzará un proceso de oxidación que dividirá sus partes al perder peso molecular.

Son bolsas que contienen compuestos de fécula de patata, maíz, etc. (Foto: AvaniEco)
Son bolsas que contienen compuestos de fécula de patata, maíz, etc. (Foto: AvaniEco)

¿Cuánto demoran en degradarse?

El compuesto oxobiodegradable demora en descomponerse entre 2 y 3 años aproximadamente, dependiendo de los agentes a los que esté expuesto.

Pueden ser conservadas en condiciones normales de almacenamiento y de utilización sin ningún tipo de alteración de la estructura o del material.

Asimismo, para saber cuánto tiempo de duración tendrá este producto, el número de lote impreso en la bolsa indica la fecha de fabricación.

Estas bolsas son iguales a las bolsas tradicionales. (Foto: delenewsonline.com)
Estas bolsas son iguales a las bolsas tradicionales. (Foto: delenewsonline.com)

¿Qué implica la ‘Ley de plásticos’?

La ‘Ley de plásticos’ crea un impuesto para hacer que la gente pague cuando usa bolsas de plástico para cargar o llevar bienes de establecimientos comerciales o servicios. Esta se originará de su adquisición.

El monto del impuesto al consumo de las bolsas de plástico será gradual y se aplicará por la adquisición de cada bolsa. El cronograma es el siguiente:

* Año 2019 se pagará S/ 0,10
* Año 2020 se pagará S/ 0,20
* Año 2021 se pagará S/ 0,30
* Año 2022 se pagará S/ 0,40
* Año 2023 y subsiguientes se pagará S/ 0,50

Como la adquisición de las bolsas está gravada bajo cualquier título, que puede ser honeroso o gratuito, si el establecimiento señala que el costo será asumido por ellos, también se origina la obligación tributaria; pero el consumidor no pagará el impuesto, sino la empresa.

“Si eres contribuyente del Impuesto General a las Ventas (I.G.V.), y entregas bolsas como parte de la venta de bienes o parte de los servicios que prestas, entonces pagas el selectivo al consumo”, señaló Giorgio Balza, gerente de Consultoría Tributaria de PwC.

En el Perú se usan 3 mil millones de bolsas plásticas por año y cada ciudadano utiliza en promedio 30 kilogramos de plástico. (Foto: GEC)
En el Perú se usan 3 mil millones de bolsas plásticas por año y cada ciudadano utiliza en promedio 30 kilogramos de plástico. (Foto: GEC)

¿Dónde se visualizará el pago por las bolsas plásticas?

Los establecimientos comerciales y de servicios consignan en el comprobante de pago correspondiente la cantidad de bolsas entregadas y la cuantía total del impuesto al consumo de las bolsas de plástico percibido, el cual no forma parte de la base imponible del impuesto general a las ventas.

El impuesto al consumo de las bolsas de plástico es cobrado por la persona natural y/o jurídica sujeta del Impuesto General a las Ventas que transfiera las bolsas de plástico en el momento de la emisión del comprobante de pago correspondiente.

Este impuesto es declarado y pagado por los agentes de percepción con periodicidad mensual, conforme lo establece el artículo 29 del Código Tributario, y de conformidad con lo dispuesto por el reglamento y las demás normas complementarias. El importe del impuesto es cancelado en moneda nacional. Al constituir ingreso del tesoro público y su administración le corresponde el cobro a la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat).

Una persona puede ingerir y respirar entre 70.000 y 121.000 partículas de microplásticos al año. (Foto: GEC)
Una persona puede ingerir y respirar entre 70.000 y 121.000 partículas de microplásticos al año. (Foto: GEC)

Casos exceptuados de la ley

De acuerdo a la ley, no están comprendidos en los alcances:

a) Las bolsas de base polimérica para contener y trasladar alimentos a granel o alimentos de origen animal, así como aquellas que por razones de asepsia o inocuidad son utilizadas para contener alimentos o insumos húmedos elaborados o preelaborados, de conformidad con las normas aplicables sobre la materia.

b) Las bolsas de base polimérica cuando sea necesario su uso por razones de limpieza, higiene o salud, conforme a las normas aplicables sobre la materia.

c) Los sorbetes de base polimérica (pajitas, pitillos, popotes o cañitas) que sean utilizados por necesidad médica en establecimientos que brindan servicios médicos, los que sean necesarios para personas con discapacidad y adultos mayores y los sorbetes de base polimérica que forman parte de un producto como una unidad de venta y pueden reciclarse con el envase comercializado.