El Chavo del 8 fue emitido por primera vez el 20 de junio del año 1971. (Foto: Televisa)
El Chavo del 8 fue emitido por primera vez el 20 de junio del año 1971. (Foto: Televisa)

es una de las series televisivas más exitosas de México. La producción alcanzó fama a nivel internacional desde su lanzamiento, allá por el año 1971. Y no era para menos, pues cada episodio sacaba muchas sonrisas y carcajadas en los hogares.

Ello a raíz de que sus personajes, cada quien con una personalidad distinta, nos mostraban sus vivencias diarias, llegando a robarse los corazones de los televidentes que los vieron y, de seguro, continúan mirándolos en la actualidad.

Pero antes de alcanzar tal popularidad, los actores que dieron vida a los personajes de la querida vecindad se dedicaban en su vida real a otras actividades, ¿quieres saber cuáles? A continuación, te contamos todo.

El Chavo del 8 fue una serie cómica reconocida internacionalmente. (Foto: Televisa)
El Chavo del 8 fue una serie cómica reconocida internacionalmente. (Foto: Televisa)

• CARLOS VILLAGRÁN (QUICO)

trabajaba como reportero gráfico para el periódico El Heraldo de México, en el año 1967. Antes de ser parte de la vecindad, cubrió los Juegos Olímpicos de México 1968. Aunque hacía muy bien su trabajo, sentía que no era lo suyo, y aprovechando su credencial de fotógrafo de prensa, empezó a frecuentar las instalaciones de Telesistema Mexicano.

“Antes de las Olimpiadas de 1968 me dieron la oportunidad de ser fotógrafo del periódico y con la credencial tenía acceso a los canales de televisión. Allí pedía trabajo porque quería ser cómico. En realidad, quería ser futbolista profesional y también cómico, pero se me dio por la segunda, porque lo otro era muy cerrado”, dijo en una entrevista.

Fue con ese trabajo que al enterarse de que Roberto Gómez Bolaños necesitaba a un actor que interpretara a un niño no perdió la oportunidad para demostrar sus dotes de actuación. “En ese entonces se alquilaba el vestuario dentro de la empresa. Así que fui allí y encontré el traje de marinerito y la gorrita. Saqué mi propio pelo por el agujero de la gorrita y le hice como unos cuernitos. Me encontré con Chespirito y le dije: ‘¿Quieres que te hable así como niño o que te hable así [con la característica voz de Kiko]?’ Y me respondió: ‘Así, con los cachetes’. Y de esta manera nació Quico”.

• RAMÓN VALDÉS (DON RAMÓN)

En su juventud, Ramón Valdés comenzó a participar como extra de películas en medio de la efervescente era dorada del cine mexicano de los años 40 y 50, gracias al apoyo de su hermano, el reconocido actor Tin Tan. Su primera aparición en pantalla fue con la cinta Calabacitas tiernas (1948), luego participó en más de 70 películas, en varias de ellas trabajó con Cantinflas y con su célebre hermano Germán Tin Tan Valdés.

No fue hasta 1970 cuando Roberto Gómez Bolaños prestó atención en él y lo convocó a su equipo para un programa llamado “Los supergenios de la Mesa Cuadrada”, su papel era el Ingeniebrio . Esto significó su debut en la pantalla chica.

Un año después, en 1971, se concebía el papel que le cambió la vida: Don Ramón. Cuentan que el día que le propuso ser el papá de la Chilindrina, Chespirito le dio una sola indicación: “Sé tú mismo”.

• MARÍA ANTONIETA DE LAS NIEVES (CHILINDRINA)

Artísticamente, María Antonieta de las Nieves empezó a los 3 años cuando ingresó a una academia de ballet, debido a su empeño logró ingresar a los 6 años a la reconocida escuela de Andrés Soler de la Anda, donde conoció a las actrices Carmen Montejo y a doña Prudencia Grifell, quienes se dieron cuenta de las habilidades de la niña y fue a partir de esto que consiguió su primer trabajo en el medio artístico. Así comenzó su carrera.

A los 13 años era toda una profesional en el área del doblaje y se encargó de doblar las voces de grandes personajes de la televisión como Merlina en los ‘Locos Adams’, de Eddy en la ‘Familia Monster’, Batichica en ‘Batman’ y la Mujer Invisible en los ‘Cuatro Fantásticos’. Después estuvo en programas como el ‘Cordero y el Oso’, pero antes participó en las telenovelas ‘Estafa de amor’ y ‘La Leona’, en el año 1961.

Fue en ese programa que conoció al productor del programa ‘Sábados de la Fortuna’, Eduardo Alator, quien la invitó a suplir a una de las actrices principales que actuaban en los sketches del programa que casualmente escribía Chespirito, llegando a protagonizar a Mococha Pechocha pero Babocha, debido al buen papel que hizo fue contratada. Comenzó a laborar con Chespirito cuando tenía 18 años, en los proyectos de ‘El ciudadano Gómez’ y ‘Los Supergenios de la Mesa Cuadrada’.

• FLORINDA MEZA (DOÑA FLORINDA)

Florinda Meza estudió arte dramático y trabajó como modelo de comerciales para televisión, además de desempeñarse en diversos oficios, como el de secretaria para solventar sus estudios.

Cuando actuaba en los sketches de ‘La media naranja’ y ‘La chismosa’ sorprendió a Roberto Gómez Bolaños, quien la invitó a formar parte del programa ‘Los supergenios de la Mesa Cuadrada’ en 1969.

Más conocida por interpretar a y la Popis en la comedia televisiva El Chavo del 8, a Cándida en La chicharra, a Chimoltrufia en Los caquitos y Doña María Expectación del Macho, La Vecina en Los Chifladitos del programa Chespirito, transmitidos en las décadas de 1970 y 1980 y principios de los años 1990 junto a Roberto Gómez Bolaños y un gran elenco.

• RUBÉN AGUIRRE (PROFESOR JIRAFALES)

Rubén Aguirre fue cronista taurino y locutor de radio entre 1962 a 1970. Este último año, transmitió vía satélite, una corrida de toros desde la monumental Plaza de las Ventas en Madrid para México; tras ello, el productor cubano Sergio Peña lo descubre y lo ayuda a trasladarse a la ciudad de México, donde trabajan juntos como conductor del programa infantil de concursos llamado ’El club de los Millonarios’.

A su vez, en 1970 hizo un programa de televisión protagonizado por él mismo llamado ‘El Club de Shory’, junto con Carlos Villagrán ‘Pirolo’ y María Antonieta de las Nieves.

Debido a su trabajo logra entrar en contacto con Gómez Bolaños, quien le da un papel muy importante en un proyecto que iniciaba en la televisión: ‘El Ciudadano Gómez’, luego, con el mismo Chespirito trabajó en el programa ‘Chespirotadas’ y de ahí pasó a otro gran proyecto ‘Los supergenios de la Mesa Cuadrada’. Su personaje en dicho programa se llamó ‘Rubén Aguirre Jirafales’ o ‘Profesor Jirafales’.

• ÉDGAR VIVAR (SEÑOR BARRIGA - ÑOÑO)

Édgar Vivar estudió Medicina y en su internado de pregrado lo realizó en un hospital. Debido a que tenía que cumplir con ciertos créditos en el área artística, y al no encontrar cupos disponibles en algunas ramas que le interesaban, siguió teatro porque era la única opción que le quedaba. Aunque al principio no le agradaba mucho, con el transcurrir del tiempo se fue animando más por las tablas y recibió varios elogios. Un joven cazatalentos lo vio y le propuso participar en un comercial de televisión que aceptó. Después de este hubo más.

Su primer contacto con Gómez Bolaños fue cuando recibió una llamada telefónica suya en la que le comentaba que lo necesitaba para un proyecto. Quien le dio su número fue ‘Nacho’ Brambila, quien trabajó con Vivar en algunos comerciales.

El encuentro en persona en los mismos estudios de grabación hizo que Édgar despertara su pasión por el teatro, que tanto su abuelo se lo había inculcado. Así es que como decide quedarse con Chespirito.

• ANGELINES FERNÁNDEZ (DOÑA CLOTILDE - LA BRUJA DEL 71)

Angelines Fernández nació en España, pero como en su juventud colaboró con las guerrillas que luchaban contra el entonces general Francisco Franco, que tomó el poder tras el fin de la Guerra Civil española en 1939, emigra a México al considerar que su vida peligraba.

En el país azteca trabajó inicialmente en teleteatros, invitada por su compatriota Ángel Garasa y fue actriz radiofónica de la XEW. Laboró en películas junto con Cantinflas y Arturo de Córdova durante la época de Oro del Cine Mexicano.

Su entrada al programa de El Chavo del 8 se dio gracias a que su amigo Ramón Valdés conversó con Roberto Gómez, con quien tenía una amistad de muchos años, y le habló muy bien de Angelines. Cuando empieza a formar la vecindad, Chespirito la contactó para que interpretara la contraparte del personaje Don Ramón.

• RAÚL ‘CHATO’ PADILLA (JAIMITO EL CARTERO)

Raúl ‘Chato’ Padilla empezó a trabajar en el teatro el 3 de septiembre de 1923, un día después del nacimiento de Ramón Valdés, con quien actuó en un solo proyecto de Chespirito, la película El Chanfle, de 1978. Anteriormente, había trabajado con Carlos Villagrán, Quico, en 1968 en una obra de teatro.

En 1975, Padilla trabajó con el famoso actor cómico Mario Moreno ‘Cantinflas’ en el film El ministro y yo, donde hizo el papel de El licenciado, un funcionario público de alto rango, feroz y gruñón, que no se llevaba muy bien con Cantinflas.

Posteriormente trabajó en la televisión y en el cine en los años 60 hasta los 90. La parte fundamental de su trayectoria la cubrió trabajando en la televisión, en programas cómicos y telenovelas, laborando por más de quince años en los episodios del programa de Chespirito. Es así que empieza a desempeñarse junto a Roberto Gómez Bolaños desde 1978.

¿QUÉ PASÓ DESPUÉS DEL FINAL DEL PROGRAMA?

Rubén Aguirre, el actor recordado por su papel de “El profesor Jirafales” murió en 2016 aquejado por las deudas que le dejó el tratamiento médico de su esposa, luego que esta sufriera un accidente de tránsito.

El actor, además, padecía de diabetes, perdió la movilidad en sus piernas y quedó reducido a una silla de ruedas.

CARLOS VILLAGRÁN

Tras su renuncia a "El chavo del 8" en 1978 para llevar el personaje de "Quico" de manera independiente, Carlos Villagrán no logró el éxito que consiguió junto a Chespirito.

Dirigió, escribió y emuló situaciones e historias como las vistas en “El chavo del 8”. Un ejemplo de ello son los programas que produjo: “Federrico” en Venezuela y ¡Ah Que Kiko! en México, a principios de la década de los ochenta. Sin embargo, más que la gloria de antaño, lo que consiguió fue un problema legal con Roberto Gómez Bolaños que se mantendría hasta el año de la muerte de este en 2014.

RAMÓN VALDÉS

Según declaraciones del algunos miembros del elenco de “El chavo del 8”, Ramón Valdés tenía problemas con Florinda Meza, quien para finales de la década de los setenta, no solo actuaba sino se encargaba de la dirección artística del programa.

Incómodo con Meza, Valdés decidió renunciar al programa convencido por Carlos Villagrán, quien recientemente había dejado el programa quedando en malos términos con Roberto Gómez Bolaños.

Tras una breve estadía en Venezuela, Ramón Valdés decidió volver a trabajar con Chespirito pero el cáncer de estómago que padecía acabó con su vida el 8 de agosto de 1988. El actor tenía 64 años.