Cada una de las etapas o tipos de sueño de una persona tiene un propósito diferente, por lo que identificarlas, mejorará la calidad de vida y producción durante el día. (Foto: Pixabay)
Cada una de las etapas o tipos de sueño de una persona tiene un propósito diferente, por lo que identificarlas, mejorará la calidad de vida y producción durante el día. (Foto: Pixabay)

Uno de los objetivos que la mayoría de trabajadores se plantea a diario es cumplir con las exigencias laborales de la mejor manera posible. Sin embargo, el no dormir adecuadamente puede desencadenar problemas de que afecten de forma directa en la vida personal y profesional de las personas. Es por ese motivo que tener un correcto ciclo de sueño es esencial.

Según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, dormir menos de 6 horas al día reduce la eficiencia en el trabajo; incluso más que fumar o beber. Cuando dormimos, el estado de relajo físico y mental que alcanzamos nos permite recobrar energía y poder seguir laborando de forma óptima.

Es importante definir que dormir no significa únicamente, tener un momento de descanso durante el desarrollo de las actividades. En las horas de sueño se activan procesos que ayudan al correcto funcionamiento del organismo, en específico, del cerebro.

Sin embargo, no todas las personas duermen de la misma manera y es que hay diversos tipos de sueño:

1. Sueño Ligero

Para Michael Grandner, MD, director del Programa de Investigación del Sueño y la Salud en la Universidad de Arizona en Tucson y consultor de sueño de Fitbit, este es el sueño que es un poco más agitado, superficial, no reparador, pero generalmente es sólo una transición rápida, por lo que no estarás en ella por mucho tiempo. Durante esta etapa la persona sigue escuchando ruidos y estando alerta, como si no estuvieras dormido. Estás dormido, sin embargo, puedes despertar muy fácilmente.

2. Sueño Profundo

Durante él te vuelves menos vulnerable a los estímulos que puedas tener a tu alrededor. Tu respiración es lenta y tus músculos se relajan, tu ritmo cardiaco se normaliza. “El sueño profundo se enfoca principalmente en el cuerpo. Este se encuentra casi fuera de línea. Tus músculos están relajados. No estás soñando nada durante esta etapa. Tu cuerpo está realizando las reparaciones y reconstruyendo lo que necesite”, explica Grandner. El sueño profundo es cuando tu cuerpo segrega la hormona del crecimiento, la cual está asociada con la reconstrucción y reparación celular

3. REM

REM es cuando casi todos tus sueños suceden, tus ojos tienden a moverse muy rápido en diferentes direcciones (de ahí el nombre). El ritmo cardíaco aumenta y tu respiración se vuelve más irregular. Es muy importante para regular las emociones y la memoria, estás limpiando el cerebro de las cosas que no son necesarias, dice Siebern, consultora de Fitbit. También, es el momento donde sucede la síntesis de la proteína a nivel celular, lo que hace que muchos procesos del cuerpo funcionen correctamente.

Pero, ¿cómo podría influir el no dormir correctamente en el trabajo? La compañía farmacéutica Galenicum Health, resume algunas consecuencias que podría ocasionar el trabajar de manera continua sin parar:

1. Ambiente laboral tenso: los cambios repentinos de humor debido a la falta de horas de sueño, no permitirán que los colaboradores trabajen dando su máximo potencial. La , el desgano y el aumento de ansiedad contribuyen a generar un espacio poco agradable entre los colaboradores de una empresa. Esto podría suscitar malos entendidos, ya que la persona reacciona y actúa con otro temperamento.

2. Mayor incidencia de accidentes laborales: el colaborador que no duerme el tiempo suficiente, se vuelve menos preciso y actúa más lento. Este aspecto es sumamente importante para aquellas personas que utilizan maquinaria, debido a que en muchos casos, sus actividades implican algún tipo de riesgo.

3. Retraso en el trabajo y acumulación de tareas: tener sueño acumulado, dificulta el aprendizaje, la resolución de problemas y la capacidad de crear. Las tareas encomendadas, en ocasiones suelen retrasarse por el cansancio constante, dando lugar a la acumulación de pendientes por realizar al día. El colaborador puede llegar a sentir que le faltan horas al día.