Limpiar la refrigeradora es importante para eliminar malos olores. (Foto: sushiesque | Pexels)
Limpiar la refrigeradora es importante para eliminar malos olores. (Foto: sushiesque | Pexels)

¿Conocías todo sobre este artefacto esencial de la cocina? Hoy te enseñaremos para limpiar la refrigeradora por dentro. Es uno de los electrodomésticos que más gérmenes acumula en su interior y quizás no le damos la importancia que deberíamos a su limpieza. Y es que limpiarla no es sencillo, por ello te traemos algunos consejos.

MÁS INFORMACIÓN: Trucos para reducir el consumo de agua en la ducha diaria

En el 40% de los hogares la refrigeradora contiene altos niveles de bacterias y gérmenes que pueden transferirse a los alimentos. Para evitar que éstas proliferen generando malos olores o las combinaciones de estos y acrecentando el riesgo de las intoxicaciones, toma nota de cómo limpiar la refrigeradora de manera adecuada.

Cómo limpiar la refrigeradora por dentro

  • Primero, antes de limpiar la refrigeradora, debes desenchufarla. Así podrás trabajar de forma más cómoda sin que el pitido de la puerta te moleste avisándote de que la has dejado abierta.
  • Una vez apagada, saca los alimentos para limpiar con facilidad. Lo ideal es conservarlos en un lugar fresco para que no se deterioren, así que aprovecha cuando el fridge esté medio vacío.
  • Saca las piezas que se pueden desmontar para que la limpieza sea una tarea más fácil. Así podrás limpiar mejor tanto los cajones, bandejas y hueveras como la refrigeradora en sí.
  • En las gomas se acumulan la mayoría de los hongos, así que aconsejamos que las limpies en profundidad con vinagre. También puedes limpiar la nevera con bicarbonato de sodio mezclado con agua, tanto por dentro como por fuera, para obtener mejores resultados.
  • Mientras se secan las partes desmontables, empieza a limpiar con un paño húmedo y jabón neutro el interior. Hay que conocer que esto solo sirve para eliminar la suciedad superficial.
  • Cuando termines la limpieza superficial, toca desinfectarla. Para acabar con los microorganismos se necesitan soluciones químicas. Se puede utilizar el vinagre para esta tarea porque, gracias a su acidez, es un desinfectante natural que no deja residuos sintéticos.
  • Una vez terminada la limpieza y la desinfección debes dejar la puerta abierta para que se seque por completo.