Trucos caseros para quitar el mal olor de los tápers. (Foto: GEC)
Trucos caseros para quitar el mal olor de los tápers. (Foto: GEC)

El táper es un utensilio indispensable en el hogar, lo usamos para un sinfín de tareas como llevar nuestro almuerzo al trabajo, invitarle nuestra preparación del día a un familiar cercano o también para guardar la comida que sobró y podemos aprovechar luego. Algo muy útil pero con el paso del tiempo empieza a acumular malos olores y grasa. No te preocupes, aquí te damos algunos para que eso no ocurra.

MÁS INFORMACIÓN | Trucos caseros para sacar la grasa de los azulejos en la cocina

Bicarbonato, vinagre, sal…

¿Es verdad que lavar el táper con agua caliente y vinagre puede quitarle los olores persistentes o la coloración provocada por algunos alimentos? Sí, “la acidez se come la coloración si está a temperatura”, cuenta Josep Maria Sorribes a , director de calidad y fabricación de la empresa fabricante Valira.

Muchos usuarios aseguran también que guardar los tápers con sal hace que desaparezcan los malos olores. El mismo efecto tiene el bicarbonato mezclado con agua: si lo pasamos por el interior del táper ayudaremos a limpiarlo.

Limpiarlos inmediatamente

Algunas veces da un poco de flojera acabar de usarlo y lavar el táper de inmediato. Pero si esperamos que pasen muchas horas, las manchas y los olores serán peores y más difíciles de eliminar. Para una buena conservación del recipiente, mejor limpiarlo cuanto antes.

Mejor guardarlos sin tapa

Otro truco casero para contribuir a eliminar el tema de los olores y que resulta muy obvio para muchos de los que usan este utensilio es nunca guardarlos con tapa. Evita tenerlos en tu cocina tapados y así no se acumularán los olores de los alimentos que conservaste anteriormente.

Todo táper tiene su final

El táper no es infinito. Tiene un tiempo de vida y más vale no extenderlo porque podemos sufrir un imprevisto con lo que guardemos. Cuando se cuartea o le empieza a aparecer alguna grieta es el momento de renovarlo. Otro indicador es cuando se apaga el brillo de la textura del plástico del táper.