TRUCOS CASEROS | Los palso calienes y ollas temapdlas en al reffiegera pueden acabar creando un 'conflicro térmico' que se acelrá la descomposición de otros alimentos del refrigerador (Foto: @Freepick)
TRUCOS CASEROS | Los palso calienes y ollas temapdlas en al reffiegera pueden acabar creando un 'conflicro térmico' que se acelrá la descomposición de otros alimentos del refrigerador (Foto: @Freepick)

Si acostumbras a comer rápidamente y no puedes acabar tus platillos a tiempo, entonces los ‘recalentados’ son parte de tu día. Estas porciones de comida son guardadas para servirse después, pero, ¿Las introduces al refrigerador cuando están calientes?, ¿Qué efectos negativos trae esta práctica? en caso esta sea un hábito común en tus tardes de almuerzo o cenas.

Mira también:

en la cocina, no por nada se mantiene conectada las 24 horas para generar el frío suficiente para tus alimentos perecederos. Si hablamos de los ‘recalentados’ o la comida aún en ollas, te recomendamos que no las ingreses al aparato cuando aún están calientes y su temperatura fácilmente supere los 57° centígrados; podrías arruinar las verduras, lácteos y frutas dentro.

¿Por qué no meter comida caliente al refrigerador?

Si la prisa del momento te vence y procuras ingresar la comida caliente al refrigerador, entonces las consecuencias la pagarán los alimento cercanos: podrían ver su tiempo de vida recortado por los cambios brutales de temperatura:

  • Si hay un plato caliente en la refrigeradora, este puede avivar las bacterias y comprometer la seguridad de los alimentos almacenados.
  • La descomposición y la degradación de otros comestibles se verán acelerados por la presencia de un elemento caliente dentro de la refrigeradora.
Los platos recalentados y otros alimentos en el refrigerador no deberían superar los 57 °C , de lo contario las bacterias pueden proliferar rápidamente. (Foto: @Freepick)
Los platos recalentados y otros alimentos en el refrigerador no deberían superar los 57 °C , de lo contario las bacterias pueden proliferar rápidamente. (Foto: @Freepick)
  • Debes mantener tu comida fuera de la zona de peligro: que abarca desde los 5 °C hasta los 57 °C, este es el rango de temperatura que motiva a la proliferación de las bacterias.
  • Procura enfriar tu comida antes: puedes usar un ventilador para acelerar el proceso de enfriamiento de tus platillos o dividir la comida en porciones pequeñas para cambiar su temperatura prontamente.
  • Puedes sumergir tus recipientes de comida en agua fría, usar el fregadero es válido, así como utilizar hielo para hacer de la espera más llevadera.

¿Este truco casero te pareció interesante y aprendiste un poco más sobre la limpieza y el cuidado de tu hogar sin invertir mucho dinero? Como este ‘hack’, . Te invitamos a conocerlos y ponerlos en práctica. Para ello, para más trucos caseros en Mag, y listo. ¿Te animas?

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas