El enigmático pueblo aledaño al área 51
El enigmático pueblo aledaño al área 51

Una furgoneta negra custodia 24 horas una empedrada vereda en las montañas del estado de Nevada, en Estados Unidos (USA) por la que coyotes y antílopes campan a su antojo hasta darse de bruces con la entrada de la base militar más enigmática del mundo: su nombre es el .

Hace una década que el Departamento de Defensa confirmó su existencia y especificó que desde 1955 sirve como campo de entrenamiento para la Fuerza Aérea de EE.UU., pero ese anuncio llegaba muy tarde, porque unos 50 apasionados de la ufología ya se habían mudado a un pueblo aledaño en los noventa.

Remolques de caravanas y apenas una veintena de casas prefabricadas siguen conformando hoy esa localidad, llamada Rachel, en la que se instalaron principalmente estadounidenses retirados que habían dado con la ubicación de la base y creían que el Gobierno analizaba restos de ovnis en su interior.

En Rachel, a dos horas y media de Las Vegas por la cinematográfica Extraterrestrial Highway con sus decenas de kilómetros en línea recta, se repite ahora el nombre de David Grusch en cada conversación de sus vecinos.

Se trata del exoficial de Inteligencia de las Fuerzas Aéreas que el pasado 26 de julio aseguró ante el Capitolio que el Gobierno lleva años ocultando evidencias de aeronaves extraterrestres y “restos biológicos no humanos”.

EE.UU.: polémica por confirmación de alienígenas en el mundo
EE.UU.: polémica por confirmación de alienígenas en el mundo

Lo de Grusch no es nuevo. A los que no creen que haya seres que nos visitan, les diría que pasen una noche aquí. Verían cosas inimaginables”, advirtió a EFE Michael, encargado del bar y motel Little A’Le’Inn de Rachel, situado a 32 kilómetros de la también conocida como base de Groom Lake.

No obstante, la comparecencia de Grusch -como parte de una subcomisión de Seguridad Nacional promovida por demócratas y republicanos- no tenía precedentes en la Cámara de Representantes de EE.UU.

Y eso abre el camino a la “superación del estigma” según Jamie, un vaquero de 50 años que, como permite la legislación de Nevada, llegó pistola en ristre al bar del pueblo tras una jornada en su rancho.

¿Cuánto tiempo llevamos escuchando a la gente hablar de nosotros como los pirados de los alienígenas? Algo está cambiando ahora”, dijo a EFE Jamie, quien se trasladó a Rachel tras investigar el “Caso Roswell”, en el que un objeto desconocido se estrelló contra una granja de Nuevo México en 1947.

Ese supuesto incidente extraterrestre pasó desapercibido, pero la cuestión adquirió una dimensión inusitada en 1978, cuando el físico nuclear Stanton T. Friedman y otros investigadores culminaron un estudio que sugería que el Gobierno de EE.UU. había escondido los restos del impacto en Roswell alegando motivos de “seguridad nacional”.

Fotografía de un bar junto al motel Little Ale Inn, el 9 de agosto de 2023, ubicado en Rachel, en Nevada (Estados Unidos).  (Foto: EFE/ Guillermo Azábal)
Fotografía de un bar junto al motel Little Ale Inn, el 9 de agosto de 2023, ubicado en Rachel, en Nevada (Estados Unidos). (Foto: EFE/ Guillermo Azábal)

Entonces se abrió un prolongado debate social que se intensificó en 2017, después de que el Departamento de Defensa admitiera que llevaba una década trabajando en el programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas para investigar objetos voladores de procedencia desconocida.

Una vez aceptada la existencia de estos fenómenos aéreos, que según el Pentágono se han avistado hasta en 650 ocasiones en lo que va de año, las posturas se dividen entre la hipótesis extraterrestre y quienes sostienen que se trata de aeronaves, globos o radares de los servicios de inteligencia de potencias como China o Rusia.

Quieren que pensemos que son aeronaves extranjeras para seguir escondiendo información y, de paso, justificar misiones en esos países”, manifestó Rosie, una turista del estado de Tennessee, en declaraciones a EFE desde el único motel de Rachel.

Como ella, 55.000 personas más visitan cada año el pueblo para tratar de acercarse lo máximo posible al Área 51 y, aprovechando que el capitalismo se nutre incluso de una de las bases más secretas del mundo para hacer todo tipo de souvenirs, llevarse un pin con forma de alien o una camiseta de naves espaciales.

La confrontación sobre los ovnis se ha enconado tanto en los últimos años que, de acuerdo a un estudio de Gallup, aproximadamente 135 millones de estadounidenses avalaban ya la hipótesis alienígena en 2021.

Y el eco ha trascendido a la comunidad científica de EE.UU., donde hay importantes personalidades como Avi Loeb, profesor de física teórica de la Universidad de Harvard, que habla abiertamente de “intentos de civilizaciones extraterrestres por establecer contacto” con humanos.

Fotografía del motel Little Ale Inn, el 9 de agosto de 2023, ubicado en Rachel, en Nevada (Estados Unidos). (Foto:. EFE/ Guillermo Azábal)
Fotografía del motel Little Ale Inn, el 9 de agosto de 2023, ubicado en Rachel, en Nevada (Estados Unidos). (Foto:. EFE/ Guillermo Azábal)

Según manifestó Loeb a EFE, el testimonio de Grusch podría “ofrecer nuevas posibilidades” si tanto él como los otros dos comparecientes en el Capitolio -el excomandante de la Marina David Fravor y el expiloto de la Marina Ryan Graves- aportan “pruebas concluyentes”.

En las antípodas se encuentra Seth Shostak, astrónomo de Search for Extraterrestial Intelligence, institución científica impulsada en sus orígenes por Carl Sagan y financiada por la NASA, que fue tajante: “Lo que dijo Grusch es una estupidez”, sentenció a EFE.

El investigador argumentó que se trabaja para detectar posibles “formas de vida fuera de la Tierra”, pero que la referencia de Grusch sobre supuestos restos biológicos no humanos es “ridícula”.

¿Los ovnis y los extraterrestres solo están interesados en Estados Unidos?, ¿o todos los países están confabulados?, deslizó con sorna Shostak.

Cae la noche y la advertencia del camarero Michael parece resonar entre las montañas que rodean Rachel. Mientras, el viento zarandea la bandera de las barras y las estrellas en el tejado del Little A’Le’Inn, porque en EE.UU. se puede creer en los ovnis e incluso cuestionar a su gobierno pero, ¿por qué cabeza pasaría no ser patriota?

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas