El pedido masivo de las hamburguesas fue para una prisión local de Georgia. La orden se preparó en cuatro horas. (Foto referencial: Pixabay)
El pedido masivo de las hamburguesas fue para una prisión local de Georgia. La orden se preparó en cuatro horas. (Foto referencial: Pixabay)

En tiempos de pandemia, el consumo de comida rápida se incrementó en diferentes partes del mundo. Si bien no es la mejor opción saludable, muchos clientes realizan consumos de todo tipo. Sin embargo, cualquier pedido se quedó pequeño con el que hicieron en Georgia, Estados Unidos: ordenaron mil 600 McChickens, mil 600 McDoubles y 3 mil 200 galletas. La historia quedó registrada en y se convirtió en .

Mediante su cuenta de TikTok (), Brittani Marie Curtis, trabajadora del establecimiento, reveló el pedido más grande que recibió en un restaurante de comida rápida. Según la empleada, el cliente pidió 6 mil 400 productos entre hamburguesas y galletas de chocolate. Por si fuera poco, el pedido tenía que estar listo en cuatro horas.

“Cuando un cliente llama y dice que necesita 1600 McChicken, 1600 McDoubles y 3200 galletas en 4 horas”, comentó Brittani, quien se veía muy agotada tras su turno. Afortunadamente, gracias al rápido trabajo en equipo se consiguió llevar a cabo la orden. El video, que se hizo viral de inmediato, mostró decenas de cajas de cartón repletas hasta arriba.

@brittanicurtis23

##greenscreenvideo no lie, ya girl is TIRED! ##fyp ##trending ##foryou ##mcdonalds

♬ son original - isaac.syl

El pedido generó furor en redes sociales

Como era de esperarse, la publicación de Brittani Marie Curtis remeció las redes y desató miles de comentarios. “¿Para qué quiere un cliente una cantidad tan grande de comida?”, se preguntaron varios usuarios. “¡No mientas, tu chica está cansada”, escribió la trabajadora en la leyenda de su grabación. Hasta el momento, el video ya superó las 500 mil reproducciones.

¿Cuánto pagó el cliente por el pedido?

Brittani aseguró que el pago total por la orden de mil 600 McChickens, mil 600 McDoubles y 3 mil 200 galletas ascendió a 7 mil 400 dólares. Ante las dudas, la protagonista de esta historia precisó que el pedido fue “para una prisión local”.



TAGS RELACIONADOS