Diana de Gales es considerada icono de estilo y su vestido de novia causó gran impacto en 1981. (Foto: AFP / Composición)
Diana de Gales es considerada icono de estilo y su vestido de novia causó gran impacto en 1981. (Foto: AFP / Composición)

El 29 de julio de 1981, la Catedral de San Pablo de Londres fue el escenario de la boda real entre una joven y el príncipe Carlos de Gales. Han pasado 40 años desde que el mundo entero vio entrar a la joven luciendo un hermoso vestido de novia, ese mismo que hoy puede ser observado a pocos metros de distancia en la exposición ‘Royal Style in the Making’ en el Palacio de Kensington, un evento que cuenta con la autorización de sus hijos Enrique de Sussex y Guillermo de Cambridge. La pieza única y majestuosa de la nuera de la reina Isabel II del Reino Unido está llena de detalles que aquí explicamos con minuciosidad.

MÁS INFORMACIÓN | ¿Qué tanto sabes sobre la reina Isabel II del Reino Unido?

Este traje es la pieza estrella de la exhibición que arrancó este 3 de junio e irá hasta el 2 de enero de 2022. En ella también se pueden apreciar otras creaciones que han lucido los miembros de la familia real británica en eventos públicos.

MÁS INFORMACIÓN | Guillermo y Catalina de Cambridge: los homenajes de su historia de amor a Diana de Gales, a 10 años de su boda

Cómo luce el vestido

Protegido en una enorme vitrina de cristal para que todos los visitantes puedan verlo de cerca, es un pomposo vestido lleno de detalles. Fue diseñado por David y Elizabeth Emanuel con mangas farol adornadas con volantes que también se recreaban en el cuello de corte redondo, cuerpo encorsetado y falda acampanada.

Los creadores contaron en una oportunidad, tal como Hola, que el objetivo era que su creación pasara a la historia, pero que le gustara a la novia y “adecuadamente dramático con el fin de causar sensación”.

En cuanto a la tela elegida, se trató de tafetán de seda y encaje (se utilizó uno de Carrickmacross, que había pertenecido a la reina María de Teck). Para el decorado se usaron bordados a mano, lentejuelas y 10.000 perlas, que se disponían en forma de corazón.

El vestido de novia de Diana de Gales exhibido en 'Royal Style in the Making' en el Kensington Palace en Londres. (Foto: JUSTIN TALLIS / AFP)
El vestido de novia de Diana de Gales exhibido en 'Royal Style in the Making' en el Kensington Palace en Londres. (Foto: JUSTIN TALLIS / AFP)

Cola histórica

Una de las partes que más llama la atención en un vestido de novia es la cola y el de Diana de Gales fue impresionante. Los creadores usaron tafetán para sus 7 metros de longitud y tuvieron que abandonar su taller y mudarse al Palacio de Buckingham para tener el espacio de trabajo suficiente para su elaboración.

Un detalle que llamó la atención de los fotógrafos y de quienes presenciaron la boda real fue que la cola, que era desmontable, se llenó de arrugas debido a su volumen. Esto ocasionaba incomodidad a la novia, más aún cuando tuvo que subir al coche que la llevó a la catedral.

Accesorios de gala

Diana de Gales estuvo detrás de cada detalle de su look de novia. Para el calzado eligió un modelo de tacón bajo con 540 lentejuelas y un adorno con forma de corazón que se confeccionó con 130 perlas. Un detalles especial fue que en el arco de los tacones llevaba las iniciales ‘C’ y ‘D’ pintadas a mano.

En las manos llevó un ramo en cascada de flores blancas diseñado por florista Doris Wellham. Tenía también fresias, gardenias, lirios, rosas y orquídeas.

El estilista Kevin Shanley fue el encargado del peinado, pero la gran estrella fue la tiara que pertenecía a la familia Spencer hecha de oro, plata y diamantes con detalles florales y un corazón central. Diana también llevó pendientes de diamantes que le prestó su madre, Frances Roche.

En cuanto al anillo de compromiso, se trató de un zafiro rodeado con 14 diamantes sobre oro blanco que actualmente pertenece a Kate Middleton, pues Guillermo de Cambridge lo usó para pedirle matrimonio.