Se cree que la mujer es la segunda víctima humana de estos gusanos nunca antes documentados. (Foto: Referencial/Pixabay)
Se cree que la mujer es la segunda víctima humana de estos gusanos nunca antes documentados. (Foto: Referencial/Pixabay)

Una mujer estadounidense de 68 años se convirtió en la segunda persona en haber sido infectada con gusanos parasitarios que se desarrollan en los ojos, según señaló la revista .

Se trata de Dianne Travers Gustafson, socióloga de la Universidad de Creighton, en Nebraska, que estaba de visita en California cuando se topó con un enjambre de moscas mientras corría. Sin que lo supiera, se había encontrado con un tipo de insecto conocido como mosca de la cara o Musca autumnalis.

Un mes después del incidente, empezó a sentir irritación en el ojo derecho, lo que la llevó a descubrir la presencia de un pequeño gusano, de no más de media pulgada (1,27 centímetros) de largo, al interior de su globo ocular.

Las aterradoras sorpresas estaban lejos de acabar pues tras lavarse el ojo con agua halló una segunda larva. Al día siguiente se dirigió a un oftalmólogo, quien le encontraría uno más. Semanas después, ya estando en Nebraska, su inflamación en los ojos continuaba, por lo que tuvo que volver al hospital, en donde no le encontraron nada; sin embargo, se le extrajo un cuarto gusano. Aparentemente, se trató del último pues posteriormente sus ojos volvieron a la normalidad.

¿Cómo ocurrió la infección?

"La mosca vector expulsará las larvas hacia la superficie del ojo o la conjuntiva mientras se alimenta de secreciones lagrimales (lágrimas, etc.). Esto puede suceder muy rápidamente, por lo que la mosca no habría tenido que permanecer en el ojo durante más de unos segundos para expulsar las larvas", dijo a Gizmodo Richard Bradbury, ex miembro de la División de Enfermedades Parasitarias y Malaria del Centro para el Control de Enfermedades.

"Normalmente la gente ahuyentaría a las moscas cerca de sus ojos antes de que pudieran hacer esto, pero en este caso la paciente se había topado con tantas moscas a la vez que no podía espantarlas antes de que una larva expulsara su ojo", agregó el ahora profesor de salud pública en el Instituto Tropical Eslovaco, en la Universidad de St. Elizabeth, Bratislava (Eslovaquia).

Los investigadores analizaron y comprobaron que se trató de una hembra adulta con huevos que llevaban larvas desarrolladas, de la especie Thelazia gulosa, conocida como el gusano del ojo de ganado. Bradbury destacó que para que estas se conviertan en larvas adultas deben ser nuevamente atrapadas por una mosca de la cara y depositada otra vez en los ojos.

Gustafson se convirtió en la segunda persona registrada en sufrir esta infección. En 2016, una mujer de Oregón albergó a 14 de estas larvas.

TE PUEDE INTERESAR: