• Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)
    1/5

    Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)

  • Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)
    2/5

    Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)

  • Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)
    3/5

    Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)

  • Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)
    4/5

    Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)

  • Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)
    5/5

    Un niño al que sus profesores castigaban por dibujar en clase decora un restaurante con sus diseños. (Instagram | The Doodle Boy)

A Joe Whale, un niño de 9 años de Reino Unido, le fascina dibujar. Tanto es así, que aprovecha cualquier momento para plasmar algunas de sus creaciones, pero su amor por las artes no ha sido bien visto en su escuela.

Algunos de sus profesores lo han castigado más de una vez por dibujar en medio de clase. Algo que no le ha gustado ni al pequeño ni a sus padres. Su singular historia es en .

“Se sentía frustrado por el poco tiempo que tenía para dibujar, y es por eso que lo hacía en clase”, cuenta al medio británico Metro Greg, el padre de Joe. Pese a los repetitivos llamados de atención de los maestros, los padres del pequeño Greg estaban fascinados de que a su hijo le gustase dibujar, por lo que decidieron apoyarlo e inscribirlo a clases de dibujo para que pudiese mejorar su técnica.

“Sus dibujos sorprendieron a la maestra y esta le permitió pintar en su propia pared para que pudiese plasmar su arte de una forma más libre”, señalan los orgullosos padres. Pasado un tiempo, los dibujos de Joe empezaron a hacerse famosos. “Su profesora nos preguntó si podía subir su trabajo a para que todo el mundo lo viese. Fue entonces cuando nos llamó para decirnos que un restaurante estaba interesado en sus dibujos”, explica el padre.

Y fue así que ocurrió, el restaurante Number 4 pidió a Greg que pintase las paredes del local, por lo que este empezó a ir cada tarde después del colegio durante un par de horas. Esto le hizo ganar todavía más fama. Joe ahora tiene una cuenta de con más de 16 mil seguidores y una en la que comparte sus dibujos y donde vende camisetas y otros objetos de merchandising con sus diseños.

Tras muchos días de trabajar en el mural del restaurante, el pequeño Whale completó la decoración de las paredes con una impresionante imaginación, así como se ven en las imágenes. Obviamente, no ha parado de dibujar desde entonces. A continuación, te mostramos un poco más de lo que hace el británico, donde es conocido como “The Doodle Boy” o el “niño de los garabatos”.

Te puede interesar