El dentista tuvo la pésima idea de grabarse a sí mismo sobre una patineta hoverboard, mientras le extraía un diente a Veronica Wilheim en julio de 2016. (Foto: Pixabay/ Referencial)
El dentista tuvo la pésima idea de grabarse a sí mismo sobre una patineta hoverboard, mientras le extraía un diente a Veronica Wilheim en julio de 2016. (Foto: Pixabay/ Referencial)

Un profesional de la salud en Alaska () esta a punto de perder todo por lo que tantos años trabajo, después de haberse grabado extrayendo un diente a una clienta mientras montaba una patineta. Su consultorio dejó de ser un lugar seguro para sus pacientes y se convirtió en un espacio para la experimentación. Su caso ha generado indignación en los usuarios de y .

Seth Lockhart, un dentista del Clear Creek Dental en Anchorage, Alaska, tuvo la pésima idea de grabarse a sí mismo sobre una patineta hoverboard mientras le extraía un diente a Veronica Wilheim en julio de 2016. En las imágenes se ve como Lockhart le quita un diente a la joven y se lo entrega a su asistente, luego levanta las manos en señal de victoria y sale celebrando de la habitación, manejando en todo momento su ‘aerotabla’.

Más tarde, el dentista decidió compartir el video con al menos ocho amigos, jactándose de ofrecer un “nuevo estándar de atención”. Desafortunadamente para Seth, el video llegó a manos de las autoridades y derivó a una serie de investigaciones que abarcaron a toda su clínica dental. Fue así como se descubrió que Clear Creek Dental tenía un plan de estafa para sus clientes, que pudo haber cobrado cientos de vidas.

Después de un juicio de cinco semanas en el Tribunal Superior de Anchorage, el médico fue condenado a realizar un pago de $ 1.9 millones de dólares, después de que la paciente presentara evidencia de que nunca autorizó que su procedimiento sea filmado. Cuando se le consulto sobre el tema, Veronica señaló: “Creo que tienes que ser bastante narcisista, debes estar bastante lleno de ti mismo para pensar que puedes sacarle el diente a alguien en un hoverboard”.

Además de la denuncia por parte de Wilheim, Clear Creek Dental fue condenado por 40 cargos criminales. Se demostró que la empresa sedaba innecesariamente a los pacientes para incrementar el costo de los pagos y así obtener mayor ganancia. La primera denuncia a la empresa llegó cuando un ex empleado reveló que la compañía se beneficiaba al realizar sedación intravenosa innecesaria.

VIDEOS RECOMENDADOS

Heladero vende sus productos al ritmo del ’Huaylarsh’ y se hace viral
El entrenador de fútbol que dirige con sordera
Australia: Así celebraron los animales la llegada de la lluvia tras meses de incendios forestales

TE PUEDE INTERESAR