HISTORIA VIRAL: el susto que se llevó una británica al comprar en Internet una inyección para bajar de peso. (Foto referencial: kfuhlert / Pixabay)
HISTORIA VIRAL: el susto que se llevó una británica al comprar en Internet una inyección para bajar de peso. (Foto referencial: kfuhlert / Pixabay)

Una mujer de Edimburgo, Escocia, se animó a comprar unas inyecciones por Internet que prometían hacerle bajar de peso. Lynsay McAvoy, de 42 años, quería perder grasa abdominal, pero sufrió una reacción alérgica grave que la dejó al borde de la muerte.

La esteticista y madre de tres hijos compró varias dosis de un medicamento que no conocía, a pesar de que pesaba solamente 112 libras (51 kg). Después de perder 7 libras (3 kg) en unas cuantas semanas, decidió ordenar otro lote de inyecciones.

Según el New York Post, se trata de un fármaco conocido como GLP-1 RA, medicamento recomendado para personas con diabetes y que sirve para suprimir el apetito. Las versiones legítimas son ofrecidas por marcas como Ozempic y Wegovy, y su venta es legal sin la necesidad de una receta médica.

“En ese momento buscaba perder un poco de peso en mi estómago, lo cual es ridículo porque no tenía peso que perder”, recordó Lynsay. “Pero no estaba contenta con el aspecto de mi cuerpo”.

Asimismo, admite que compró el medicamento a través de un vendedor en línea no verificado: “No lo investigué, simplemente confié en esta persona”.

Tras usar el producto durante dos meses, McAvoy sufrió una reacción adversa inmediatamente después de inyectarse la primera inyección.

“En cuestión de segundos me picaba mucho la lengua, se estaba hinchando”, señaló. “Entonces mis ojos empezaron a arder. Casi no podía abrir los ojos, me dolían mucho”.

Pensando que estaba teniendo algún tipo de reacción al medicamento, la madre tomó un antihistamínico, pero sus síntomas se agravaron.

“Mi corazón empezó a latir muy rápido”

“Mi corazón empezó a latir muy rápido y el sudor me corría a borbotones”, reveló. “Recuerdo que estaba a cuatro patas y sentía que mi corazón estaba a punto de explotar, sabía que algo no estaba bien. Pensé que me estaba muriendo”.

Después de perder el conocimiento, Lynsay se despertó en el suelo de su baño sin recordar nada. Sin saberlo, se había golpeado la cabeza contra una pared, lo que la dejó inconsciente y con la mandíbula dislocada.

Tras ser llevada de urgencia a un hospital, los médicos le dijeron que se encontraba en las últimas etapas de un shock anafiláctico y que la siguiente etapa sería la muerte.

“Estaba aterrorizada, me sentí avergonzada”, declaró. “Soy una madre soltera con tres hijos. Debería haberlo sabido mejor”.

McAvoy recuerda que se le realizaron pruebas del medicamento, pero los médicos “no pudieron identificar nada de lo que contenía”.

“Me hicieron creer que era para diabéticos, pero no tenemos idea de qué contenía”, indicó. “Los médicos dijeron que el antihistamínico que tomé al principio podría haberme salvado la vida. Me siento afortunada de estar vivo”.

“Todo el mundo está tan obsesionado con su apariencia corporal y yo definitivamente caí en esa categoría, y se aprovechan completamente de ellos”, concluyó la madre, quien instó a otros a mantenerse alejado de cualquier tipo de inyectable para bajar de peso.

¿Son confiables las inyecciones para bajar de peso?

La efectividad y seguridad de las inyecciones para bajar de peso varían según el tipo de tratamiento y la situación de cada persona. En general, no existe una solución única y definitiva para la pérdida de peso, y cualquier método debe combinarse con cambios en el estilo de vida, como una dieta equilibrada y ejercicio regular.

Algunas inyecciones están diseñadas para suprimir el apetito, acelerar el metabolismo o disolver la grasa, pero su eficacia puede ser limitada y los resultados pueden variar.

Es crucial tener en cuenta que no todas las inyecciones para bajar de peso son respaldadas por evidencia científica sólida, y algunas pueden tener efectos secundarios no deseados. Antes de considerar cualquier tratamiento, es esencial consultar a un profesional de la salud para evaluar la idoneidad del método y discutir los riesgos y beneficios.

SOBRE EL AUTOR

Licenciado en periodismo en la Universidad de San Martín de Porres. Cuatro años de experiencia generando contenido de actualidad, cultural y tendencias para medios de comunicación de alcance masivo. Actualmente se desempeña como redactor en el Núcleo de Audiencias del Grupo El Comercio.



TAGS RELACIONADOS

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas