Serapio Vargas trabaja como fotógrafo en la Plaza de Armas del Cusco desde hace más de 60 años. (Foto: Facebook/Ambulantes Peruanos)
Serapio Vargas trabaja como fotógrafo en la Plaza de Armas del Cusco desde hace más de 60 años. (Foto: Facebook/Ambulantes Peruanos)

Desde hace más de 60 años, un entrañable personaje recorre la Plaza de Armas del Cusco para sacarles fotografías a los visitantes y poder ganar algo de dinero. Se trata de Serapio Vargas, quien a sus 99 años ha conmovido a los usuarios de las redes sociales por su de vida.

MIRA TAMBIÉN | La historia del arequipeño que fue a comprar una torta para su pareja y ganó S/ 20 millones en la lotería

Todos los días, la Plaza de Armas del Cusco está rodeada de decenas de fotógrafos que prestan sus servicios para sacar instantáneas a los turistas. El más longevo de todos es Don Serapio Vargas, quien ha hecho del famoso lugar su segunda casa.

Don Serapio Vargas nació en 1923 y antes de cumplir 20 años ya se había enamorado de la fotografía, aunque empezó haciendo tomas a sus familiares, según admitió al sitio en una entrevista.

“Me dedico a la fotografía desde 1952, en ese momento no había colores, solamente blanco y negro, todo era en placa y en película”, contó al referido portal.

Una lucha diaria

El advenimiento de la tecnología provocó distintos cambios en el mundo y la fotografía no fue la excepción. No obstante, Serapio se adaptó a las distintas cámaras que fueron apareciendo en el transcurso de los años, apelando siempre a su lado autodidacta.

“No sabía mucho, pero aprendí a través de la práctica y así también fue cuando cambié a mi primera cámara digital, todo lo aprendí por mi cuenta y de a pocos me fui perfeccionando”, refirió.

Desde que el uso de los celulares empezó a masificarse, los fotógrafos callejeros se vieron claramente afectados, pero eso no amilanó a Vargas. Con una cámara colgada al cuello, él y sus colegas siguen recorriendo plazas y diferentes espacios para poder llevarse algo de dinero a los bolsillos y destinarlo a sus necesidades básicas.

Se hizo viral en las redes sociales

Ya desde el 2018, la historia de Serapio Vargas empezó a ser compartida en las redes sociales por los usuarios que habían requerido de sus servicios en el Cusco.

De acuerdo con sus testimonios, una vez que el nonagenario toma las fotografías, camina cuatro cuadras para revelarlas en un laboratorio, a pesar de tener una dolencia en su rodilla.

“Vive solo, cobranzas 5 soles por foto y con eso se mantiene”, publicó en el 2018 una cuenta.

En los últimos días, la historia de este entrañable volvió a difundirse en diversas plataformas, con el objetivo de que pueda captar más clientes.

Seguirá trabajando

Don Serapio Vargas trabaja desde las 9:00 a.m. hasta las 17:00 horas en la Plaza Mayor del Cusco y, a pesar que sus ocho hijos lo han persuadido para que se tome un descanso, él quiere seguir trabajando en lo suyo.

Serapio Vargas trabaja desde hace más de 60 años en la Plaza de Armas del Cusco y ha conmovido con su historia a los usuarios de las redes sociales. (Foto: Facebook).
Serapio Vargas trabaja desde hace más de 60 años en la Plaza de Armas del Cusco y ha conmovido con su historia a los usuarios de las redes sociales. (Foto: Facebook).

En declaraciones a un medio local, este hombre que está próximo a cumplir cien años, ha dicho que “trabajara hasta el último día de su existencia”.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS