Dos de las preguntas de ciudadanía propuestas por el gobierno federal ya no estará en el cuestionario debido a que recibió varias demandas (Getty Images)
Dos de las preguntas de ciudadanía propuestas por el gobierno federal ya no estará en el cuestionario debido a que recibió varias demandas (Getty Images)

El censo es el evento más importante para contar la población en un país. En Estados Unidos se realiza cada 10 años con el fin de determinar el número de habitantes y viviendas de todo el país. También conocido como el censo decenal, sus resultados establecen el número de asientos para cada estado en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos y redefine los distritos legislativos del Congreso (en un proceso llamado prorrateo).

El , que iniciará el 1 de abril de 2020, hace preguntas sobre edad, sexo y raza además de estatus de convivencia grupal que incluyen la cantidad de personas que viven o se quedan en cada hogar. El objetivo es contar a todas las personas una sola vez y en el lugar correcto.

Sin embargo, dos de las preguntas de ciudadanía propuestas por el gobierno federal ya no estará en el cuestionario debido a que recibió varias demandas y que fue rechazada por el Tribunal Supremo de Justicia el pasado junio por su posible efecto distorsionante. Pese a todo ello, los burócratas que toman las decisiones sobre el permitieron otras dos preguntas que causaron polémica.

Según el portal La Opinión, las dos interrogaciones, de acuerdo con las propias investigaciones de los funcionarios, llevará probablemente a una disminución en el conteo de latinos o hispanos que viven en los Estados Unidos.

Los latinos, señala la publicación, son el segundo grupo de población más grande de la nación y representan más de uno de cada seis residentes en el país. Por tanto, si no hay un buen recuento de esa población, el Censo no será correcto.

Por otro lado, Giovanny Hernández, coordinador del censo para corroboró el problema que ocasionó los cambios durante un entrenamiento en Maywood, una pequeña ciudad al sureste del centro de Los Ángeles que es casi completamente latina (97.7%).

“Estuve hablando con un grupo formado por organizaciones locales que trabajan en la difusión del censo”, dijo Hernández. “Les pedí que rellenaran el cuestionario del censo solo como un ejercicio. Imprimí el formulario y les di unos minutos para que lo respondieran. La mayoría de la gente dijo posteriormente que las preguntas ocho y nueve, las dos últimas, eran ‘confusas’ y no sabían cómo responderlas”, señaló.

Esta es la pregunta sobre raza que la Oficina del censo de EE.UU. planea hacer en 2020. Fuente: OFICINA DEL CENSO DE ESTADOS UNIDOS, vía BBC Mundo
Esta es la pregunta sobre raza que la Oficina del censo de EE.UU. planea hacer en 2020. Fuente: OFICINA DEL CENSO DE ESTADOS UNIDOS, vía BBC Mundo


¿CUÁLES SON LAS PREGUNTAS QUE OCASIONARON EL PROBLEMA?

Las preguntas a las se refieren son con respecto al “origen hispano” y a la raza de cada persona censada:

  1. La octava pregunta pide que el censado indique si es de origen hispano y ofrece una opción de posibles respuestas afirmativas: (mexicano, puertorriqueño, cubano y otro hispano).
  2. La novena pregunta se refiere a su raza, proporcionando cinco categorías generales: Blanco, Negro, Indio Americano, una lista de opciones asiáticas y un espacio para escribir bajo la opción abierta “Alguna otra raza”.

Si bien estos formatos fueron utilizados de igual manera en los censos de 2000 y 2010, el problema radica que, según la investigación de la propia Oficina del Censo, un porcentaje significativo de latinos tuvo dificultades en responder a una pregunta separada sobre la raza, y no estaban necesariamente satisfechos con las opciones de respuestas disponibles.

“Muchos latinos parecen identificarse más con su origen nacional que con su raza, o simplemente no se identifican con ninguna de las ofrecidas”, dijo el coordinador del censo para NALEO.

La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Elegidos y Designados, realizó un informe basado en datos del mismo gobierno: “Entre 2000 y 2010, la población clasificada como ‘Alguna otra raza’ creció en una cuarta parte. Para 2010, el 6% de todos los encuestados del censo decenal (19,1 millones de personas) se identificaron como ‘Alguna otra raza’, y el 97% de esos 19,1 millones eran ‘Latinos’.

Cabe mencionar que en el censo de 2010, más del 43% de los latinos eligieron ‘alguna otra raza’ o no respondieron a la pregunta sobre la raza en absoluto. Diez años atrás, en 2000, el 48% se identificó como ‘blanco’ y en el 2010, lo hizo el 53%.

Estados Unidos: Según estimaciones de Naciones Unidas, la población en este país es de 326,104.000 personas. Ocupa el puesto 3. (Foto: AFP)
Estados Unidos: Según estimaciones de Naciones Unidas, la población en este país es de 326,104.000 personas. Ocupa el puesto 3. (Foto: AFP)

LOS CAMBIOS DE OBAMA DESESTIMADOS POR TRUMP

Durante el gobierno de Barack Obama, en 2014 concretamente, se comenzó a trabajar en algunos cambios en el lenguaje del censo: una pregunta combinada de “origen hispano” y de raza que ofrece una variedad de opciones para identificarse. Tras una extensa investigación se concluyó que una pregunta combinada aumentaba el nivel de respuesta de los Latinos en general, pues menos personas seleccionaban el genérico ‘Alguna otra raza’.

La pregunta bajo prueba era la siguiente: “¿Qué categorías describen a la persona X?” Entre las opciones de respuesta estaban: Blanco; hispano, latino o español; negro o ‘afroamericano’; asiático; indio americano o nativo de Alaska; de Oriente Medio o norte de África; nativo de Hawai u otra isla del Pacífico; y ‘alguna otra raza, etnia u origen’.

Además de estas categorías, la pregunta también te permitía especificar raíces mexicanas, salvadoreñas, puertorriqueñas, dominicanas, cubanas o colombianas y, por si fuera poco, la persona tenía la opción de escribir otras descripciones.

Sin embargo, cuatro años después de la investigación y pese a que los resultados fueron positivos, en 2018 la pregunta combinada fue retirada por Donald Trump. Y no solo eso, se suprimieron otros cambios que se habían puesto a prueba, como la adición de la categoría “Medio Oriente y África del Norte”.

Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO, señaló a La Opinión que estaba consternado por la decisión. “Invirtieron años de investigación y pruebas, costando millones en fondos de los contribuyentes para determinar cómo mejorar la recolección de estos datos…, [pero] decidieron ignorar años de investigación y el consejo experto de los científicos”.

¿DE QUÉ MANERA SE PODRÁ LLENAR EL FORMULARIO DEL CENSO 2020?

El censo 2020 podrá ser respondido a partir del 1 de abril de 2020 de tres maneras:

  • En línea
  • Por correo
  • Por teléfono

Un funcionario de la USCB visitará los hogares que no respondan por ninguna de las tres vías, para recopilar la información en persona.

¿ES OBLIGATORIO PARTICIPAR EN EL CENSO?

La Constitución de Estados Unidos establece que cada persona en el país debe ser contada cada 10 años. Se considera un deber y su participación es exigida en el Artículo I, Sección 2 de la Constitución. El primer censo se realizó en 1790. El censo 2020 será el vigésimo cuarto en la historia del país.

¿POR QUÉ SE ORGANIZA EL CENSO CON VARIOS AÑOS DE ANTICIPACIÓN?

Esta es una de las preguntas más frecuentes que se hacen no solo las personas que viven en Estados Unidos o tienen familiares viviendo el país norteamericano, sino es de interés mundial. La razón por la que se organiza cada diez años es porque la Oficina del censo debe elaborar una lista de direcciones precisa de cada unidad de vivienda, maximizar la respuesta al censo y hacer un seguimiento eficiente de aquellos que no responden.

En el caso específico del censo 2020 requerirá contar con una población cada vez más diversa y creciente de casi 330 millones de personas, en más de 140 millones de unidades de vivienda, según estimados del mismo .

FECHAS CLAVES

En Estados Unidos, a diferencia de otros países, los censos son distintos. Para ello ha establecido un .

Si bien el 21 de enero, la Oficina del Censo comenzó a contar a la población de las áreas remotas de Alaska. El conteo inicia de manera oficial en el poblado rural Toksook Bay en Alaska.

12 de marzo al 20 de marzo. Los hogares comenzarán a recibir un correo oficial de la Oficina del Censo con información detallada sobre cómo responder al cuestionario, tanto por internet, por teléfono o por correo.

30 de marzo al 1 de abril. Durante estos tres días, la Oficina del Censo contará a las personas sin hogar (albergues, comedores públicos y unidades de alimentación móvil, en las calles, a quienes no están en refugios, y en ubicaciones al aire libre, como en campamentos).

1 de abril. Para esta fecha, todos los hogares habrán recibido una invitación para participar en el Censo del 2020. Una vez que te llegue la invitación, debes responder por internet, por teléfono o por correo. Una vez que termines de completar el formulario del censo, deberás indicarle a la Oficina del Censo en dónde vive el día 1 de abril del 2020.

Abril. Los censistas comienzan a visitar a los estudiantes que viven en el campus universitario, a las personas en centros para adultos mayores y a otras personas que viven en grupos grandes. Asimismo, realizan entrevistas de control de calidad para asegurar un conteo preciso.

Mayo a julio. Los censistas comienzan a visitar hogares que no han respondido al Censo del 2020 para asegurarse de que todos sean contados.

Diciembre. La Oficina del Censo entregará conteos de la distribución proporcional al presidente y al Congreso, como lo requiere la ley.

VIDEO RECOMENDADO

Los Boy Scouts de Estados Unidos se declaran en bancarrota. Fuente: AFP


TE PUEDE INTERESAR