¿Acondicionador o mascarilla? Estos productos deben formar parte de la rutina de cuidado del cabello. (Foto: Sora Shimazaki / Pexels)
¿Acondicionador o mascarilla? Estos productos deben formar parte de la rutina de cuidado del cabello. (Foto: Sora Shimazaki / Pexels)

Tras el lavado de en la ducha hay un paso que muchos obvian y que afecta el cuidado del cabello. Se trata de la nutrición y para ella hay dos productos muy comunes, pero que suelen causar confusión, pues algunos creen que tienen la misma función. Para lograr un pelo sano, nutrido y brillante, el acondicionador y la mascarilla nutritiva son grandes aliados pero, ¿en qué ocasión usar cada uno?

MÁS INFORMACIÓN | Cómo decirle adiós al efecto frizz en el cabello

Estos productos son totalmente distintos. El acondicionador es el encargado de hidratar el cabello luego del shampoo, reducir el frizz y ayudar a desenredarlo. Se puede usar a diario y enjuagar de inmediato, pues deja el cabello más suave y brillante. Por su parte, la mascarilla es un tratamiento nutritivo que resulta de la mezcla de óleos, nutrientes, suavizantes y fortalecedores que ayudan a mantenerlo bien cuidado, se encarga de dar una recuperación capilar y sellar la cutícula. Su uso es para luego del cabello lavado y hay que dejarlo actuar por al menos 3 minutos.

Cuándo usar acondicionador o mascarilla nutritiva

“El acondicionador es un paso indispensable en tu rutina de lavado de cabello, junto al shampoo. Sin embargo, el uso del acondicionador no anula el de la mascarilla y viceversa. El primero hidrata tu cabello mientras que el segundo, nutre profundamente, dejándolo suave y hermoso. Utiliza la segunda opción de una a dos veces a la semana, o de acuerdo a lo que tu cabello requiera”, explican los expertos de Pantene.

El cabello no necesita estar recién lavado para que la mascarilla funcione de manera correcta. Una opción es aplicarla luego de enjuagar el shampoo y acondicionador, pero también es posible colocarla sobre el cabello húmedo y dejarla actuar. La clave es que debe ir de medios a puntas, y enjuagar después del tiempo indicado en el envase. Al secarse, tu cabello se sentirá más suave, sano y nutrido que nunca.

En lo que sí hay que prestar atención es en el tipo de cabello y una misma mascarilla. Una puede serle útil a alguien con cabello rizado, pero no a una persona con cabello lacio o químicamente tratado. Por eso, Pantene tiene diferentes opciones con ingredientes como óleos, proteínas y nutrientes para el cabello con rizos, lacio o teñido. Por ejemplo, su mascarilla Bambú, Nutre y Crece ayudará a combatir la caída y debilidad gracias a su fórmula con aceite de ricino y extracto de bambú.