Scot Hollingsworth fue atacado por un caimán en la puerta de su casa. | Foto captura: FOX 35 Orlando / YouTube
Scot Hollingsworth fue atacado por un caimán en la puerta de su casa. | Foto captura: FOX 35 Orlando / YouTube

Un hombre de Florida, , se llevó tremendo susto cuando abrió la puerta de su casa y se topó cara a cara con un de casi 3 metros de largo, quien le propinó un mordisco en el muslo. El sujeto reveló que siempre suele recibir este tipo de “visitas”, pero siempre tiende a ignorarlos hasta hace poco que su vida corrió peligro.

Su nombre es Scot Hollingsworth y el pasado 4 de marzo tuvo una “visita especial” que casi lo deja sin pierna. El hombre estaba mirando televisión con su esposa en su casa ubicada en Daytona Beach, cuando de pronto escucharon ruidos extraños del exterior.

De acuerdo a , el hombre recordó que el ruido lo hizo levantar y al abrir la puerta sintió que algo lo agarraba del muslo antes de que pudiera encender las luces para saber de qué se trataba. Grande fue la sorpresa que se llevó al ver un caimán de casi 3 metros.

“(Yo) apenas salí por la puerta y me sujetaron la pierna y (comenzó) a temblar muy violentamente”, precisó a Click Orlando. Posteriormente, agregó que todo pasó tan rápido que no le dio tiempo de reaccionar.

Tras el incidente, el hombre de 56 años fue llevado de inmediato al hospital más cercano para que puedan atenderlo de las lesiones que le dejó el enorme reptil. “Sospecho que sorprendí al caimán tanto como él me sorprendió a mí”, apuntó.

Es normal en esta época del año

Frank Roob, un experto en caimanes de Environmental Education Awareness Research Support and Services, advirtió que es normal este tipo de avistamiento de caimanes por la temporada de lluvias en Florida.

“Simplemente son más activos en esta época del año, y comienzas a ver más conflictos humanos con ellos cruzando caminos, cuantas más casas se construyen, más cosas suceden, más los ves caminando”, precisó Roob.


Síguenos en nuestras redes sociales:


NOTICIAS SUGERIDAS

Contenido GEC

No te pierdas