Si te gustan las películas donde se debe resolver un enigmático caso, en Netflix ya está disponible A fall from Grace (Foto: Netflix)
Si te gustan las películas donde se debe resolver un enigmático caso, en Netflix ya está disponible A fall from Grace (Foto: Netflix)

Bajo la dirección de Tyler Perry, llega a Netflix el nuevo thriller de suspendo . La cinta está disponible a partir del 17 de enero en la plataforma de streaming, y es protagonizada por Crystal Fox, Phylicia Rashad y Bresha Webb.

La historia gira alrededor de Grace Waters, quien tras la infidelidad de su marido, encuentra en otra persona una nueva ilusión; sin embargo el nuevo romance se convertirá rápidamente en su peor pesadilla.

cuenta con las actuaciones de la nominada al Premio de la Academia: Cicely Tyson, además de Adrian Pasdar, Phylicia Rashad, Bresha Webb y el propio Tyler Perry, quien participa en el guión.

"Un thriller romántico con un sesgo de drama legal y una corriente subterránea de violencia. Si eres fanático del trabajo de Perry, debería estar en tu radar", publicó Collider.

Si eres seguidor de este género, esta cinta puede ser una buena opción para ti. A continuación, te contamos todos los detalles de : qué pasó con Grace, Shannon y Jasmine. De aquí en adelante encontrarás spoilers de la película.

“A FALL FROM GRACE”: ¿QUÉ SIGNIFICA EL FINAL DE LA PELÍCULA?

La escena de apertura, que está totalmente desarticulada de la película hasta el final, es de un policía que no puede evitar que una anciana salte del techo. Vuelve a casa con su esposa Jasmine (Bresha Webb), quien es el foco de la historia.

La película tiene lugar en dos líneas de tiempo, la línea de tiempo 'actual' de la abogada de defensa Jasmine entrevistando a su cliente, Grace. La divorciada Grace fue acusada del asesinato de su segundo y muy joven esposo Shannon.

Pero no todo es lo que parece y Jasmine, quien fue enviada porque es una abogada terrible y solo es buena para acuerdos de culpabilidad, puede decirlo. Ella le pregunta a Grace sobre su relación, y Grace comienza a contarnos sobre su matrimonio con Shannon.

Tras separarse de su primer esposo, quien se fue con una joven secretaria, Grace (Crystal Fox) se enfocó en su trabajo y en su casa. Pero alentada por su mejor amiga Sarah (Phylicia Rashad), comenzó a salir y conoció a Shannon (Mehcad Brooks), un joven fotógrafo con quien comparte varios gustos e intereses.

Envuelta en un romance con este galán que la comprendía y mimaba, todo en un principio fue un sueño, pero que al pasar el tiempo se convirtió en su peor pesadilla.

Después de casarse con él, Grace descubrió que las intenciones de su joven esposo tenían más relación con su dinero. Tras una violenta y fuerte discusión, ella huye y Shannon queda grave y mal herido en la casa que ambos comparten.

Por las circunstancias, Grace se declarará culpable del homicidio de su esposo. Las pruebas y los hechos señalan que ella es quien lo mató, pero la inexistencia de un cadáver genera una gran lluvia de dudas en esta situación.

Sin esperanzas, Grace buscará el mejor acuerdo para poder estar cerca de su hijo y nieto. No tiene opciones, en el estado de Virginia, lugar donde ocurre esta trama, la pena de muerte puede ser una posibilidad para ella si llega a juicio y es declarada culpable.

Si bien todas las pruebas la incriminan a ella, el que su fallecido esposo la enamoró con el fin de estafarla da pie a otras teorías.

Sarah se siente culpable de la situación. Ella fue quien incentivó a su amiga a aventurarse en una relación con este hombre, y también fue testigo de los maltratos de Shannon hacia su amiga.

Pese que solo está mandatada para que la Fiscalía y Grace lleguen a un acuerdo, la defensora pública, Jasmine (Bresha Webb) percibe que se comentará una gran injusticia en este caso.

Aunque está pasando por una crisis vocacional y es inexperta en los juicios, el fuego interno de justicia que se produce en ella, la embarcará en un peculiar caso que dará un giro en 180 grados.

En el desenlace de se muestra que el estado de Virginia se disculpa con Grace y la libera, pero Sarah escapa. La escena final es ella en los escalones de la casa de una nueva marca, ofreciendo sus servicios como cuidadora de una anciana madre que resulta que vagamente “trabajó para alguna institución financiera”.

El enemigo siempre es quien menos uno espera. Y lo bueno es que esa identidad solo se conoce casi al final de la película, lo que muy pocas producciones logran.

TE PUEDE INTERESAR: