La reina Isabel II del Reino Unido en una cena con el expresidente francés François Hollande. (Foto: AFP)
La reina Isabel II del Reino Unido en una cena con el expresidente francés François Hollande. (Foto: AFP)

Al cenar con la familia real británica, hay un sinfín de reglas que deben respetarse, especialmente cuando la reina es la anfitriona. Incluso royals como , Guillermo de Cambridge, Catalina de Cambridge y demás integrantes de la deben seguir el estricto protocolo para departir con la monarca.

Cualquiera que reciba una invitación para cenar con la reina en uno de sus muchos palacios o propiedades, puede estar completamente seguro de que las ubicaciones en la mesa se han planeado con antelación. La monarca también planea sus conversaciones a la perfección.

TRIVIA | ¿Qué tanto sabes sobre la reina Isabel II del Reino Unido?

Según Grant Harrold, un experto en etiqueta real y exmayordomo del príncipe Carlos hablando con la revista , “las reglas normales de comedor establecen que las parejas se separan cuando entran al comedor. La idea es mezclar parejas para ayudar con la conversación“.

De acuerdo a un experto de Debrett’s, una empresa británica de etiqueta, ella conversa con el invitado a su derecha durante la primera parte, y luego con el invitado a su izquierda durante la segunda parte. Los invitados solo deben comenzar a comer una vez que la monarca tome su cuchillo y tenedor, pero también deben terminar de comer cuando termine.

Según la BBC, se sabe que la reina Isabel “reserva un pequeño bocado en su plato para comer y dejar que otros terminen sus comidas”.

Cenar junto a la reina Isabel II del Reino Unido no es pan comido. (Foto: AFP)
Cenar junto a la reina Isabel II del Reino Unido no es pan comido. (Foto: AFP)

Normas de conversación y más

¿Y qué hay de la charla que tiene lugar en una cena real? Se debe evitar hablar de sexo, dinero, política, religión o problemas médicos, según el experto en modales William Hansen hablando con . Las preguntas abiertas son buenas cuando ofrecen respuestas más interesantes en lugar de un simple sí y no, agrega.

Cuando organiza una cena, tiene una regla sobre el número de invitados que pueden asistir, ya sea más o menos de 13, pero nunca 13. La reina no es supersticiosa, según el informante real Paul Dampier, pero es consciente de las connotaciones del número para los demás.

Otra regla es no ir al baño, ya que no se considera apropiado dejar una mesa en la que estén sentados los miembros de la realeza. Será mejor que se vaya antes de sentarse. Los expertos en etiqueta dicen que este protocolo se puede romper si la invitada está embarazada, pero cuando se levantan de la mesa, deben cruzar los cubiertos en su plato para que el personal sepa que no se quita el plato.