El hombre australiano que gana más de 180 mil dólares al año sin trabajar. (Foto: @opencorp)
El hombre australiano que gana más de 180 mil dólares al año sin trabajar. (Foto: @opencorp)

¿Es posible sin hacer nada? Esta frase puede sonar absurda, pero muchas personas lo gran logrado. Cam McLellan es un australiano que a los 36 años logró jubilarse tras hallar la forma de solventar su economía sin depender de un . Actualmente genera 250 mil dólares australianos anualmente, es decir, más de 180 mil dólares estadounidenses al año. Su historia es y ha inspirado a otras personas.

Cuando tenía 20 años, su objetivo era acumular la riqueza suficiente para no tener que volver a trabajar. Por ello, invirtió en propiedades que le permitieran generar una buena cantidad de dinero.

Al ganar sus primeros 250 mil dólares por medio del alquiler, decidió poner punto final a su vida laboral y vivir de las ganancias de su empresa de inversiones en bienes raíces OpenCorp.

En conversación con el medio local , McLellan explicó que desde muy joven sabía que no quería llegar a una edad avanzada y seguir trabajando. Y es que llegó a ver cómo sus padres se arruinaban a consecuencia de un negocio fallido. “No quería que mis hijos pasaran por eso”, dijo.

La clave: hablar con “gente rica”

Fue justamente a los 16 años que el hombre se dio cuenta que era “pobre”, por lo que se trasladó a Melbourne para culminar sus estudios mientras tenía varios empleos que le permitieran cubrir las necesidades básicas del hogar.

“Tenía de tres a cuatro trabajos, de todo, desde manejar montacargas hasta apilar estantes en los supermercados, simplemente lo hice para sobrevivir”, aseguró.

Descontento con su rutina, comenzó a meditar qué podía hacer con su dinero para cambiar esta forma de vida.

“Mi fuerza motriz para invertir fue que odiaba mi reloj despertador, no quería seguir trabajando durante 50 años”, señaló.

Sin saber bien qué hacer, comenzó “a hablar con gente rica”. Fue una de estas personas las que se convirtió en su mentor y le enseñó a comprar su primera propiedad. Tras ello, el joven McLellan acabó creando su propia inmobiliaria.

Con el paso del tiempo, la compañía de bienes raíces logró destacar y posicionarse hasta el punto en el que las ganancias producidas le permitieron al hombre de 36 años dejar de trabajar, pero aún así continuó generando dinero. Ahora Cam McLellan se dedica a compartir tiempo con sus hijos y familia, sus empleados se encargan de la administración de la compañía y lo único que él debe hacer es estar al tanto de las ganancias.

Además de compartir sus enseñanzas mediante conferencias, escribió algunos libros para que, así como él, otras personas puedan alcanzar el éxito financiero a temprana edad.

“Comprar con la cabeza, no con el corazón”

Entre sus recomendaciones se encuentran “comprar con cabeza y no con el corazón”. También recomienda que las propiedades de inversión estén en diferentes ubicaciones. Según explica, tiene sus inmuebles distribuidos entre las ciudades de “Brisbane, Sídney, Melbourne y Perth”. Por el contrario, rechaza adquirir casas en lugares regionales. “Hay que comprar en las capitales”, subraya.

“Como nuevo padre, si me pasa algo, lo único que nadie puede enseñar a mis hijos es mi conocimiento sobre inversiones”, dijo el inversionista, cuyos hijos cuentan con .

Por otra parte, es consciente de que, a la hora de invertir, hayan temores o personas con miedo a perderlo todo; no obstante, es importante ser positivo y pensar en grande. “Poner en marcha su viaje de creación de riqueza a veces puede resultar abrumador ¡pero todos tenemos que empezar por algún lado!”, dice en uno de sus escritos.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS