La mujer empezó a salir con diferentes hombres después del fallecimiento de su esposo. (Foto: Facebook/ Gweneth Lee)
La mujer empezó a salir con diferentes hombres después del fallecimiento de su esposo. (Foto: Facebook/ Gweneth Lee)

Las personas infieles están constantemente buscando excusas que justifiquen su actuar pero, ¿será posible que algunos simplemente estén genéticamente inclinados a tener una relación extra? Una publicación de Facebook cuenta la historia de esta mujer que asegura que esto es cierto.

tiene 47 años, es de Chelsea, Inglaterra y dice haber mantenido relaciones fugaces con al menos 100 hombres casados ​​en el transcurso de la última década. Ella cree ciegamente que su composición genética es la responsable de sus actos.

La mujer, que empezó a salir con diferentes hombres después del fallecimiento de su esposo, contó al medio Mirror que los hijos de padres infieles no tienen mucho temor a la desaprobación que puedan sentir de ellos, pues saben que sus progenitores podrían entenderlos.

''Uno de mis amantes es un chico de unos 30 años cuyos padres fueron infieles durante su adolescencia y mientras estaba en la universidad. Está casado y no puede mantenerse fiel. Dijo que la idea de quedarse con una persona durante 50 años parecía bastante aburrida después de haber visto la diversión que tenían sus padres. Supongo que los tramposos atraen a otros tramposos.'', añadió la apasionada mujer.

Un estudio realizado por la web de citas enfocado en la infidelidad, , ha demostrado que las personas con padres infieles son más propensas a repetir sus actos. Según el análisis, dos tercios de las mujeres encuestadas han duplicado la conducta infiel de sus madres, de las cuales el 32% dijo sentir el ‘'permiso'’ de ellas, pues consideran que el adulterio corre por sus venas.

Por otro lado, se descubrió que la probabilidad de que los hombres repliquen la infidelidad de sus progenitores era mayor; sin embargo, solo una poca cantidad de ellos dijeron que sus padres también lo habían sido.

Los investigadores de Illicit Encounters creen que estos hallazgos sugieren la posibilidad de que exista un llamado “gen de engaño”, el cual podría rastrearse a través del árbol genealógico, por lo que ya hay algunas personas que empiezan a reconocer el gen dentro de sí mismos.

Si bien el “gen del engaño” suena muy interesante, la noticia no ha sido bien recibida por todas las personas, pues hay quienes creen que esta es una excusa más creada por los infieles.

TE PUEDE INTERESAR