• Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pexels)
    1/3

    Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pexels)

  • Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pexels)
    2/3

    Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pexels)

  • Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pixabay)
    3/3

    Condenado a cadena perpetua muere por unos minutos y ahora pide que lo liberen porque dice que ya "cumplió su pena". (Pixabay)

Al preso Benjamin Schreiber, de 66 años, le practicaron la reanimación cardiopulmonar cinco veces en un hospital de Iowa, Estados Unidos (EE.UU.), en 2015. Pese a que el condenado a cadena perpetua por asesinato había indicado que no lo resucitaran, los doctores le salvaron la vida. Pero la insólita petición que ha hecho tras el acontecimiento se ha vuelto en .

Schreiber acudió el año pasado a la Justicia de EE.UU. para que lo liberaran, argumentando que lo resucitaron sin su consentimiento y que cuando “murió momentáneamente” su sentencia “concluyó”. Los tribunales de Iowa han denegado el caso, considerando que lo que reclama el preso es "poco convincente y no tiene mérito”.

“Schreiber todavía está vivo, en cuyo caso debe permanecer en prisión”, sentenció la jueza Amanda Potterfield. El recluso cumple cadena perpetua sin libertad condicional en la Penitenciaría del Estado de Iowa tras ser hallado culpable de asesinato por golpear con un hacha hasta causarle la muerte a John Dale Terry en 1996.

En marzo de 2015 Schreiber fue hallado inconsciente en su celda. Lo trasladaron al hospital donde hallaron que unos cálculos renales le causaron una infección grave. Los médicos se comunicaron con su hermano, quien les ordenó que “si tiene dolor, pueden darle algo para aliviarlo, pero de lo contrario, deben dejarlo morir, sostiene la petición del recluso citada por The New York Times.

Los doctores le realizaron una intervención quirúrgica para reparar los órganos dañados y trataron la septicemia con antibióticos. Schreiber aduce que fue resucitado a pesar de las claras instrucciones de su hermano y su propia orden de “no resucitar” que dejó por escrito en el Departamento Correccional de Iowa.

Schreiber ya había presentado dos solicitudes para liberarse de la condena anteriormente. En 2018 lo volvió a intentar en el tribunal del condado de Wapello, argumentando de que había muerto momentáneamente y que lo condenaron a cadena perpetua, “pero no a la vida más un día”, por lo que su encarcelamiento es “ilegal”. El tribunal negó también su insólita petición caso aquella vez.

El preso Benjamin Schreiber, imagen del Departamento Correccional de Iowa. AP
El preso Benjamin Schreiber, imagen del Departamento Correccional de Iowa. AP

Te puede interesar