HISTORIA VIRAL: se fue a nadar a una piscina pública y tiempo después perdió la visión de un ojo. (Foto referencial: Freepik)
HISTORIA VIRAL: se fue a nadar a una piscina pública y tiempo después perdió la visión de un ojo. (Foto referencial: Freepik)

La natación es una actividad de ocio que muchos disfrutan, pero para una mujer de Inglaterra, esta experiencia se convirtió en un calvario de proporciones inimaginables luego de pasar la tarde en una piscina pública. ¿Qué ocurrió exactamente?

Shereen-Fay Griffin, de 38 años y oriunda de Londres, señaló que todo empezó en agosto de 2022 cuando llegó a una piscina situada en el condado de Kent para refrescarse de las altas temperaturas del verano.

Luego de algunas horas, volvió a su casa y siguió con su vida con total normalidad; sin embargo, a los pocos días comenzó a sentir un malestar en el ojo que fue empeorando al punto de generarle fuertes dolores, señaló el medio .

El ojo izquierdo de Griffin comenzó a ponerse rojo y a expulsar bastantes lágrimas, por lo que acudió al médico. El especialista le diagnosticó conjuntivitis y le recetó varios colirios con antibióticos.

Aunque siguió las recomendaciones que le dieron al pie de la letra, la joven no vio ningún tipo de mejoría, por lo que volvió a ir al médico tras sentir el dolor “más insoportable” de su vida.

Fue entonces cuando el doctor que la atendió le pidió ir a urgencias para ser examinada. Así, se le diagnosticó queratitis por acanthamoeba, una infección que inicia con una ulceración de la córnea y que puede provocar casos de ceguera muy graves. Por si fuera poco, quienes la atendieron le dijeron que sse trataba de un parásito carnívoro que se resistía al tratamiento.

“Estuve postrada en cama durante tres semanas, en casa durante cuatro y no pude trabajar por cinco meses en total”, contó la británica.

Lamentablemente, Griffin perdió totalmente la visión del ojo izquierdo y aún sufre de un dolor extremo. Además, explicó que si bien tiene una alternativa que puede curarla, quizás no sea la mejor opción: “Solo recuperaré la vista si acepto un trasplante de córnea que puede no funcionar, por eso, necesito un milagro”.

Según el Hospital Moorfields Eye de Londres, “la infección es causada por un organismo microscópico llamado acanthamoeba, que es común en la naturaleza y generalmente se encuentra en cuerpos de agua, así como en el agua de la canilla, piscinas, jacuzzis, suelo y aire. Por lo general, no causan daño a los humanos, pero pueden causar una enfermedad ocular grave si infectan la córnea”.

Cosas que debes saber sobre la queratitis por acanthamoeba

La queratitis por Acanthamoeba es una infección ocular poco común y grave causada por un microorganismo llamado Acanthamoeba. Este parásito se encuentra en agua dulce, suelo y aire y puede infectar el ojo a través del contacto con agua contaminada o lentes de contacto mal limpiados.

Los síntomas incluyen ojo rojo, sensibilidad a la luz y visión borrosa. La infección puede ser difícil de diagnosticar y tratar debido a la resistencia de Acanthamoeba a los tratamientos.

Los afectados a menudo necesitan atención médica especializada y, en casos graves, cirugía corneal. Para prevenir esta infección, es esencial mantener una higiene estricta en el uso de lentes de contacto y evitar el contacto con agua no tratada.


TAGS RELACIONADOS

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas