Sarah Cary fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino, luego de presentar calambres estomacales. (Foto: Pexels/Sora Shimazaki).
Sarah Cary fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino, luego de presentar calambres estomacales. (Foto: Pexels/Sora Shimazaki).

La endometriosis suele ser muy común en las mujeres entre 30 y 40 años. Sarah Carey pensó que sus síntomas eran motivados por esa afección, pero tras recibir atención médica descubrió que tenía cáncer de cuello uterino.

Durante seis meses, Sarah Carey, de 40 años, presentó calambres estomacales y sangrado abundante cada vez que tenía relaciones sexuales con su esposo. Lo primero que pensó fue en que era un problema derivado de la endometriosis, un trastorno doloroso en el cual “el tejido similar al tejido que normalmente recubre el interior del útero (el endometrio) crece fuera del útero”, según explica.

La británica había dado a luz a unos mellizos seis años antes de presentar dichos síntomas y, debido a los dolores ocasionados por el parto, evitó realizarse un frotis frotis de Papanicolaou, examen médico que se utiliza para determinar si una mujer tiene cáncer de cuello uterino

El esposo de Sarah le pidió que acude a un centro hospitalario y, una semana después, le practicaron la prueba de frotis de Papanicolaou. Tras detectar células anormales, la mujer de 40 años fue sometida a una biopsia de cuello uterino para obtener una muestra de tejido. Los resultados se conocieron en los días siguientes

“El hospital me llamó tres días antes de Navidad. Llamaron a mi trabajo y me dijeron: ‘Tienes que venir al hospital hoy y traer a alguien contigo’. Entonces supe de inmediato que algo andaba mal”, contó Carey a .

Inició tratamiento contra el cáncer de cuello uterino

En el 2018, la madre fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino en etapa IIB, es decir, se había propagado a los tejidos próximos a la parte baja del útero.

Carey se sometió a una operación para que le extirpen los ovarios y, de esta manera, no entre en una menopausia prematura. Luego se sometió a quimioterapias y radioterapias durante once semanas. “Perdí tanto peso; Yo estaba en una silla de ruedas”, admitió.

El tratamiento fue exitoso y, de acuerdo con la misma Carey, será dada de alta dentro de un año.

“Por el momento, estoy libre de cáncer, pero [el médico] me da de alta en otro año”, dijo la mujer.

La paciente, que volvió a trabajar después de culminar sus tratamientos, recomendó a las mujeres no descuidarse en sus exámenes de Papanicolaou.


Síguenos en nuestras redes sociales:


TAGS RELACIONADOS

Contenido sugerido

Contenido GEC

No te pierdas