Atardecer de una boda. (Imagen: Pixabay)
Atardecer de una boda. (Imagen: Pixabay)

Deborah Babu sorprendió a propios y extraños tras mudarse al continente africano para casarse con Saitoty, un joven 30 años más joven que ella. La originaria de Sacramento, California () asegura que se encuentra pasando el mejor momento de su vida y aquí te contamos los detalles de esta romántica .

Todo comenzó cuando Deborah y su hija, Royce, viajaron a Tanzania en octubre de 2017. Tras llegar a una playa de Zanzíbar, las mujeres se encontraron con Saitoty, quien les ofreció algunos ‘souvenirs’. Si bien decidió no recibir los recuerdos, la oficial de policía jubilada preguntó si podía tener una fotografía con él, pues nunca había conocido a un miembro de la población Masái.

Viaje lleno de sorpresas

De inmediato, ambos intercambiaron números de teléfono y entablaron una pequeña charla. Pasaron dos semanas y la norteamericana regresó a Sacramento, pero los nuevos amigos no perdieron la comunicación. En diciembre de 2017, Deborah viajó nuevamente a Tanzania y el hombre no desaprovechó la oportunidad: sacó el anillo de compromiso y le pidió matrimonio, informó .

Sin pensarlo, ella aceptó y la pareja se sacó en junio de 2018 en medio de una tradicional ceremonia masái. También tuvieron una boda legalizada por el gobierno estadounidense “Nunca esperé encontrar un esposo y casarme con alguien mucho más joven que yo, pero él es el hombre más amable y cariñoso”, aseguró Deborah Babu.

Apoyo de la familia

Afortunadamente, los hijos de Deborah respaldaron el compromiso y la alentaron a seguir adelante: “Cuando mencionó por primera vez que se casaría conmigo, pensé que estaba loco. Pero mis hijos y mi familia dijeron que no debería preocuparme por la diferencia de edad, ya que había estado sola el tiempo suficiente y merecía ser feliz”.

Después oficializar su relación, la emocionada pareja recibió críticas por la diferencia de edad. Incluso, la fémina reveló que algunas personas en las redes sociales acusaron a “Saitoty de estar conmigo solo por una tarjeta verde, lo cual duele porque sé lo poco que desea vivir en Estados Unidos”.

“Estamos felices”

A pesar de los comentarios negativos, Deborah Babu y Saitoty continúan juntos. “Es una vida muy diferente aquí en Tanzania, pero estoy feliz. Cocinamos al fuego y no tenemos agua corriente. Estamos construyendo una cabaña en este momento e incluso tenemos que construir nuestras propias escaleras”, precisó la esposa.


Síguenos en nuestras redes sociales: