Insólito. Un hombre en China tenía un par de sanguijuelas alojadas en sus fosas nasales y garganta por más de dos meses sin que se diera cuenta de su presencia. El paciente, cuya identidad no ha sido revelada, padeció de una tos persistente con flema y sangre durante el mencionado periodo de tiempo.

El caso del paciente fue reportado por el Hospital del Condado de Wuping, ubicado en la ciudad de Longyan, provincia de Fujian, sureste de , después de tratarse en el departamento de enfermedades respiratorias del nosocomio y una tomografía computarizada no mostró nada inusual, informó el diario británico .

Los doctores decidieron practicarle una broncoscopia, procedimiento que permite examinar los pulmones y conductos respiratorios. Esta prueba reveló que tenía dos en su interior, uno en su fosa nasal derecha y otra de unos 3 centímetros debajo de su glotis, la parte de la laringe que comprenden las cuerdas vocales y la abertura entre ellas.

Usando un par de pinzas y suministrándole anestesia local al paciente –que se encuentra recuperándose satisfactoriamente–, los encargados del departamento de enfermedades respiratorios del mencionado hospital lograron remover con éxito las , que no dejaban de moverse al ser colocadas dentro de un recipiente con agua.

De acuerdo a los médicos, el afectado trabaja en la naturaleza y se cree que las sanguijuelas se alojaron en su cuerpo sin que se diera cuenta al beber agua de los arroyos de las montañas. En el último mes o dos, las sanguijuelas succionaron la sangre del paciente y crecieron hasta dicho tamaño.

TAMBIÉN PUEDES LEER